pinceladas gastronómicas

Bueno, en este capítulo sobre mi viaje a China os mostraré algo para lo que mucha gente queda sorprendida al conocerlo. Como bien dice el título, estoy hablando de la gastronomía China.

Cuando vamos a China, y en general, a cualquier país del lejano oriente, nos imaginamos a la gente comiendo bichos, platos con condimentos raros, suciedad, etc., pero cuando te sientas por primera vez a la mesa, quedas sorprendido de lo equivocados que estamos y compruebas como se desmontan todos los tópicos que tenemos relacionados con la gastronomía de este país.

La cocina China, no sólo es buena, sino que yo lo calificaría de exquisita. Tienen auténticos manjares que harían la delicia de más de uno.

Y para prueba de ello, que mejor que mostrarlo con algunas imágenes.

La primera sorpresa que uno se lleva y el primer tópico que se le desmonta a cualquiera que viaja a China, se da en el momento en el que te enteras que el principal plato y el que más se come en el país no es precisamente el arroz, como casi todos creemos, sino que lo que más se come son los noodles o fideos largos.

Tuve el gusto y el placer de probarlos en Xi’an.

Mi mujer y yo degustando un exquisito plato de noodles.

Este plato puedo asegurar, es realmente exquisito. Compuesto de carne, sopa, verduras y los ya mencionados noodles, pudimos catar este plato por apenas un euro cada uno.

Estos platos presentan un problema y es que no son aptos para paladares sensibles, porque contienen muchos condimentos picantes que hacen que, si no eres tolerante con estos gustos fuertes, te resulte un plato imposible de ingerir.

También, como podréis comprobar en la foto, la sopa había que comerla con palillos, jajaja, así que la forma de comerlos es sorbiendo. El sorber en restaurantes y puestos de comida no está mal visto, no es una regla de mala educación.

Mary Joe demostrando su arte con los palillos.

En cambio, existen otras reglas muy curiosas que conviene saber para no quedar mal delante de los chinos. Por ejemplo, cuando se va de invitado a una casa, o incluso en los restaurantes, el último plato que se pone siempre es el arroz. Todos los platos se suelen servir al mismo tiempo, excepto el arroz.

Pues bien, es de buena educación probar un poco de arroz y no comer más, dejando bastante en el plato, sobre todo si te preguntan si quieres más, a lo que siempre hay que declinar la invitación. Esto es porque si no comes el arroz, significa que con la comida que te han servido, has quedado satisfecho, tanto que no puedes con el arroz.

Así que ya sabéis, si os preguntan si queréis más, decir que no, y siempre dejar el plato o platos sin terminar.

También para mostrar si os ha gustado la comida, es de buena educación eruptar. Por tanto, podéis dar rienda suelta a vuestros instintos más básicos y quedaros a gusto después de una buena comida.

Otra de las exquisiteces más desconocidas de China, al menos lo era para mí hasta que realicé este viaje, son los Dim Sum.

Proveniente de la cocina cantonesa, se puede degustar en toda China. Din Sum significa literalmente “tocar el corazón” y es que realmente es una comida que llega al corazón. El plato consiste en unas pequeñas bolitas de pasta de arroz, a las que dentro se les puede echar carne, verduras, pescado y otros ingredientes y que luego se envuelve sobre esa pasta de arroz y se hierve.

En Shanghai los llegué a probar incluso con caldo por dentro (gracias Miguel por llevarnos a estos sorprendentes restaurantes). La explosión de sabores cuando te los metes en la boca es indescriptible. Es algo que realmente nadie que viaje al país del dragón debería dejar de probar.

Alguien que fuera un poco mal pensado podría dudar sobre la higiene y el contenido de los Din Sum, pero para evitar cualquier tipo de sospecha, estas delicias se preparan a la vista de todo el mundo:

Preparación de los Dim Sum en un restaurante de Shanghai.

Como se puede observar en la foto anterior, el cuidado en el tratamiento de la comida es bastante meticuloso.

Este plato tiene tanta aceptación entre los propios chinos, que allá donde vayas encontrarás puestos callejeros en los que se prepara esta irresistible comida.

Puesto callejero en el que se sirven Din Sum

Sirviendo Din Sum en un puesto callejero.

Otra de las cosas que no hay que perderse si se viaja a China, sobre todo si se va a Pekín, es el pato laqueado.

Este plato es la estrella de la cocina pekinesa y es un plato que procede desde tiempos de la edad media (aunque este término no es muy correcto hablando de China).

Es un plato con sabores agridulces, en la que la piel de pato, una vez tostada, se recubre con melaza, que es el que le da el sabor dulce.

De nuevo Miguel nos llevó a un restaurante en Pekín donde se hacía de una forma impecable. La presentación no podía ser mejor.

Preparándose para servir el pato laqueado.

Una de las cosas que los chinos consideran una delicia, es la grasa tostada del pato, que nos la sirvieron para que procediéramos a su degustación:

Grasa frita del pato.

Bueno, la verdad es que no fué la parte que más nos gustó, todo sea dicho, pero los chinos se pirran por ella.

El pato se sirve cortado en lonchas …

Lonchas del pato y al fondo pasta de arroz.

El plato se come utilizando como base, la pasta de arroz, al que además se le hecha pepino, apio, jengibre, una salsa dulce y en muchas ocasiones también se utiliza miel. Esta pasta de arroz se presenta en estos envases de madera, que se tapan por encima para conservar el calor.

Bols con tortas de arroz.

Como, evidentemente, se notaba que éramos extranjeros, la camarera nos enseñó la forma en la que se debe comer este plato.

Sirviendo el pato laqueado.

Otra de las comidas, aunque no sea el plato más comido de toda China, la verdad es que esto no significa que no se coma, es el arroz. El arroz es un plato importante en todo el país, pero a mí me llamó mucho la atención la forma en la que lo preparan en Longsheng.

La forma de prepararlo, no es ni más ni menos que con cañas de bambú. Es un plato muy simple, en el que básicamente se compone de arroz y algún que otro condimento, que se introduce en el bambú y se cuece a fuego lento, obteniendo un resultado mas que decente.

Arroz cocinado en bambú.

La preparación es de lo más simple, ya que sólo hay que abrir el bambú, echar los ingredientes dentro del mismo y dejarlo al fuego durante un rato.

Preparando el bambú.
Cocinando el arroz.

A la vista está que disfrutamos verdaderamente de este plato.

Mary Joe siviéndose el arroz.

En la foto podéis observar a Mary Joe sirviéndose el arroz. Como podéis comprobar, el arroz se sirve con la cuchara en el cuenco, y luego se come con los palillos. Así que, si no queréis pasar hambre en China, empezar a practicar con los palillos, jaja.

Uno de los contrastes que sí cabe esperar de un país en vías de desarrollo como es éste, es el de encontrarte lo mejor y lo peor, y esto también se cumple en China. Os mostraré, sin embargo, sólo lo mejor, ya que lo contrario no lo considero oportuno.

Lo primero, enseñaros un restaurante de lujo en Shanghai. Los precios son incluso caros para nosotros, aunque no es nada desorbitado, sí lo sería para los chinos.

Mural del restaurante.
Mercedes y Mary Joe disfrutando de una copa de vino.

Exposición de comida en Xi’an. No me preguntéis que es cada plato, porque no lo sé a ciencia cierta.

Gambas, zanahoria, y otras cosas de manjar.

Sólo sé que nos encontramos esta exposición en el hall de un hotel, en cuya primera planta tenían un restaurante, en el que también servían tentadoras comidas que no éramos capaces ni de imaginar debido a que no tenían carta en inglés, sólo en chino, lo que hizo necesaria la colaboración de una camarera que chapurreaba algo de inglés, para que pudiésemos saber lo que pedíamos.

Plato elaborado principalmente de nueces.

La verdad es que hacían auténticas maravillas con los platos, y puedo asegurar, que todo está hecho a base de comida.

No recuerdo el ingrediente, pero se servía en muchos platos de acompañamiento.

El componente del plato anterior es sorprendente, ya que normalmente este ingrediente, que no recuerdo ahora mismo cuál es, se suele servir como acompañamiento de otros platos principales, y aquí está convertido en el protagonista en sí del plato. Todo un logro.

Esto creo que está elaborado a base de fideos.

Es realmente asombroso la forma en la que manipulan los alimentos para conseguir estas figuras.

Como observaréis en la siguiente foto, la exposición era curiosa y hay que tener en cuenta que está en el hall de un hotel, al que llegamos por recomendación de una de las guías que llevábamos.

Exposición de platos.

Algunos platos, aunque simples, producen un gran impacto visual que haces que te quedes asombrado mirando el resultado. Esto también tiene su mérito.

Maiz con espárragos.

En fin, como digo yo algunas veces, esto es “bola extra”. Algo con lo que no contábamos y que pudimos disfrutar de lo lindo.

Simulando la flor de loto.
Simulando una salamandra.

Como ya os comenté en el capítulo de mercados, también es posible comer en los puestos callejeros. No voy a repetirme sobre los platos que allí se pueden degustar, simplemente os muestro una foto a modo de resúmen y os diré que principalmente se comen todos los platos a la parrilla, en frituras, y se podía encontrar tanto carne como pescado, e incluso en algunos sitios, comidas que no tendrían gran aceptación en nuestra mentalidad.

 

Por último, muy relacionado con la cultura china, es la tradición de tomar . La verdad es que lo chinos beben té a todas horas, al menos en verano, ya que debido a la elevada humedad relativa junto con las altas temperaturas, se utiliza como una forma de poder hidratarse mientras se está en la calle o a falta de aire acondicionado.

Los envases que utilizan los chinos para llevar el té son parecidos a éste:

Envase de té.

Las hierbas se suelen dejar dentro del recipiente, de forma que así basta con echar más agua al recipiente para tener más té. Algo parecido a lo que se hace en Argentina con el mate. Esto es algo que llama mucho la atención.

Por toda China, también proliferan las casas de té. Comentar que estos sitios son bastante caros, un té te puede costar más que una comida, por lo que si os gusta mucho esta infusión, os sugiero que os lo toméis con calma, porque como ya he dicho, el té es “reutilizable” y se suele servir por “litros”.

Té servido con aperitivos en Hangzhou.

Por último, mostraros también la ceremonia del té, que no sólo se realiza en Japón, sino también en este enigmático país.

Cata de té con ceremonia incluida.

Espero que os haya gustado este segundo capítulo sobre la gastronomía china. Sé que me dejo muchas cosas por el tintero, pero entre que no tengo documento gráfico, debido a que muchas veces no llevaba la cámara conmigo y también a que China es un gigante, me resulta imposible extenderme más.

Estoy seguro que os he mostrado sólo una ínfima parte de lo que es la gastronomía del país más poblado del mundo. Intentarlo sería como recopilar la gastronomía de una población similar a cuatro continentes europeos enteros, lo que resultaría un trabajo interminable.

También espero que este reportaje os haya cambiado la idea de lo que es realmente la comida china y que se hayan caído algunos de los tópicos que tenemos en este país, ya que como habéis podido observar, no tiene nada que ver con la comida que se sirve en los miles de restaurantes chinos que proliferan por todas nuestras ciudades.

Pues eso, QUE APROVECHE.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cositas de China. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a pinceladas gastronómicas

  1. Pi dijo:

    Woooow!!! Que pasada de reportaje y que hambre!!! Menos mal que he comido. Yo lo de los noodles y el Dim Sum si que lo sabia, de hecho yo siempre pido Dim Sum!!! Y lo de los noodles en Japon se llama Ramen y es lo más tipico que te puedes encontrar.

    Seguiré a la espera de nuevas actualizaciones!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s