Zadar

Dejamos Plitvice, esa maravilla, para visitar lo más famoso y conocido de Croacia. La costa de Dalmacia. Nuestra primera parada, es una parada de esas llamadas IMPRESCINDIBLES. La ciudad de Zadar.

Zadar ya tiene un tamaño considerable, unos 80.000 habitantes, similar en tamaño a Segovia, aunque lo que realmente merece la pena ver es bastante pequeño, pero muy interesante.

La ciudad antigua está amurallada y llegó a ser capital de Dalmacia. Para acceder a la ciudad antigua, hay que hacerlo por la puerta Terra ferma o puerta de Zara (antiguo nombre de la ciudad), en el que se puede observar perfectamente como las fortificaciones se hicieron en la época de la dominación veneciana, aunque lo que se hizo fué reforzar las que ya habían de la época romana.

Visible es el león de San Marcos con el que se consolidaba la dominación veneciana en el siglo XVII, aunque hay que decir que un poco más alante se encuentran restos de la muralla romana.

Nada más cruzar esta puerta, a la derecha, existe un pequeño pasaje, por el que una vez se pasa se pueden observar los famosos 5 pozos octogonales junto al bastión de Grimani.

Es curioso comprobar como la ciudad ha ido evolucionando, ya que existen restos de todas las culturas que han dominado la ciudad y perfectamente podemos observar restos del antiguo foro romano, junto a una iglesia bizantina (San Donato) y la catedral de Santa Anastasia.

Aquí podemos observar otra vista de la misma plaza. Al fondo la iglesia de Santa María que tiene, a mi juicio, la mejor exposición de arte sacro de toda Croacia.

Se nota aquí la masificación turística, porque nos impidieron hacer fotografías dentro de las iglesias y conventos, entiendo que para impedir que la gente no tire de flash.

Me llamó muchísimo la atención como la iglesia de San Donato estaba construido sobre restos romanos. Cuando se dice sobre restos romanos, se dice con todo lo que abarca la palabra, en el sentido más literal.

La visita al interior no merece mucho la pena, si acaso por seguir observando la forma tan peculiar que tuvo Donato (obispo que construyó la iglesia) de aprovechar los restos romanos para la construcción de la iglesia.

Merece la pena también salir por la puerta marítima o puerta del puerto para observar, cruzando un puente, la muralla desde el exterior.

Decir que una de las cosas que hay que hacer en Dalmacia es probar el marisco. Es muy bueno y bastante barato. Hete aquí unas muestras de Skampi

Mercedes y yo nos pusimos como el Kiko.

Por la tarde nos dirigimos a Split. Nuestra intención era pasarnos antes por el parque nacional de Krka, similar al de Plitvice, sólo que aquí sí estaba permitido el baño, pero mira tú por donde, de nuevo la señalización nos jugó malas pasadas, por lo que llegamos bastante tarde para entrar, y esto junto al hecho de que para entrar era necesario dejar el coche e ir en bus nos hizo desistir. Me fastidia porque creo que es otra de esas visitas que no se pueden dejar de pasar.

Aquí tenéis una pequeña muestra de a lo que me refiero.

Al menos si pudimos visitar otra de esas curiosidades que tiene Croacia y que de momento son muy desconocidas. Visovac

La isla o mejor dicho islote de Visovac, dentro tiene un convento franciscano en la que dentro existe una pequeña pinacoteca con pinturas que van del siglo XVI al XIX y una iglesia del siglo XIV.

En fin, una maravilla. Nos quedó en el tintero visitar Nin, que si llego a saber que me pierdo, lo hubiera visitado sin duda.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Croacia - Istria y Dalmacia.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s