Del bochorno al orgullo. El Wasa

Si alguna vez tenéis pensado viajar a Estocolmo, es ineludible realizar una visita a uno de los museos más importantes y más espectaculares de toda Escandinavia: el museo Vasa.

Aspecto exterior del museo. Fuente: Wikipedia
Plano del museo. Fuente: Wasadream.com

Situado en la isla de Djurgården, se inauguró en el año 1990 y recibe aproximadamente unas 800.000 visitas anuales, más que cualquier otro museo de los países nórdicos.

Este museo alberga un espectacular buque de guerra sueco del siglo XVII que conserva su estructura original en un 95%, habiendo sufrido algunos desgastes debido al paso del tiempo y a que estuvo hundido bajo las aguas de la bahía de Estocolmo durante exactamente unos 333 años.

Es uno de los monumentos turísticos más visitados del mundo. El museo se construyó expresamente para albergar este buque, cuyas dimensiones son superiores a las de los buques coetáneos.

Corrían los años de la década de 1620, cuando Suecia estaba inmersa en plena guerra contra Polonia como parte del conflicto de la Guerra de los Treinta Años, cuando las grandes potencias europeas luchaban alegando excusas de índole religioso para adquirir mayor poder sobre los principados alemanes. Suecia trataba de tener el completo dominio sobre el mar Báltico, tratando de convertirlo en un mar interior.

La flota sueca estaba bastante debilitada, por lo que el rey Gustavo II Adolfo en 1625 ordenó construir cuatro grandes navíos de guerra para poder tener el control de las aguas del mar Báltico.

Entre ellos estaba el Vasa, cuyo nombre se debe a que el rey pertenecía a la estirpe de los Vasa, un enorme buque de 69 metros de eslora y 1.200 toneladas de peso, y que estaba destinado a ser el buque de guerra más poderoso de su época.

Su construcción duró dos años y necesitó la intervención de unos 400 hombres, que emplearon la madera obtenida de mas de 1.000 robles.

El encargado de la construcción era el holandés Henrik Hybertsson.

A diferencia de lo que ocurre en la actualidad, donde se puede perfectamente calcular como debe ser un barco para que sea apto para la navegación, en el siglo XVII, se usaban unas tablas de dimensiones que habían funcionado bien hasta la época.

El Vasa fue planeado basándose en estas reglas, pero por orden del rey, que deseaba el buque más temible de la época, los planos se modificaron cuando los trabajos ya hubieron comenzado y se varió su diseño inicial para que tuviera dos puentes con troneras para albergar 64 cañones.

Esto significaba que los ingenieros navales de la época no supieran como realizar dicho diseño, ya que no se conocía como iba a responder ante la navegación y no se conocía la forma de realizar cálculos de estabilidad.

Sección transversal del barco. Fuente: Vasamuseet.

Como resultado de dicha modificación el navío tenía una cubierta muy alta, lo que provocó que el centro de gravedad fuera muy elevado. El resultado es el de un barco tremendamente inestable. Para compensar dicha inestabilidad, lo que se pensó fue en llenar el fondo del buque con piedras que funcionaran a modo de lastre para tratar de bajar el centro de gravedad. Para tal fin se utilizaron 120 toneladas en total.

Pero el peso de los cañones, la mayoría de ellos pesaban 24 libras cada uno y disparaban balas también de 24 libras de peso, con las bodegas repletas de munición, era demasiado. Como resultado, el lastre en la parte superior era muy alto.

El 10 de agosto de 1628 era el día de su botadura. Se dispararon salvas en su honor. Se desplegaron 4 de las 10 velas que podía portar y partió para surcar las aguas del Báltico. Según iba el barco deslizándose hacia la bocana del puerto, una primera brisa provocó que el barco se escorara a uno de sus lados, pero los marineros consiguieron corregir dicha situación.

Recreación del hundimiento. Fuente: Iñaki (Historias con historia)

Ya en Södermalm, volvió a soplar el viento, pero esta vez, al escorarse el barco, entró agua por las troneras y la tripulación en este caso no pudo hacer nada por salvar la nave. Al menos 30 de entre los 150 tripulantes que en ese momento gobernaban el Vasa perecieron.

El viaje de 1.300 metros del Vasa y su posterior recuperación. Fuente: Wasadream.com

Irónicamente, el buque más poderoso jamás construido hasta la época, fue a pique sin recibir un sólo disparo.

El rey Gustavo II pidió responsabilidades, pero este asunto fué aún más bochornoso.

La estabilidad del Wasa se había probado como se solía hacer en aquella época, por 30 hombres corriendo de una borda a otra con el buque amarrado al muelle. Tras solamente 3 pruebas, éstas se interrumpieron, ya que el buque amenazaba con zozobrar.

Cuando le preguntaron al capitán Hansson cual era la causa de este infortunado destino, declara que el navío era demasiado inestable a pesar de que el lastre estuviese bien colocado y los cañones asegurados.

El almirante Fleming, al ser preguntado, contestó: “Sólo Dios lo sabe”. No se cometió ningún error a bordo y la tripulación no había bebido.

Como todas las responsabilidades apuntaban a Dios y al rey, se decidió dar carpetazo al asunto y no se volvió a saber nada más.

No fue hasta 333 años después, cuando Anders Franzen, un apasionado historiador fascinado por la historia del Vasa desde pequeño, a la vista de los restos que encontraba cerca de donde vivía, comenzó a buscar el navío, descubriéndolo en el año 1956.

Sorprendentemente, la madera estaba en muy buen estado de conservación, ya los organismos marinos que se alimentan de la madera no son muy abundantes en las aguas dulces de los lagos que rodean Estocolmo.

El barco se reflotó en 1961, casi totalmente intacto y se les presentó un gran reto a los restauradores, ya que si bien los hierros se oxidaron, ennegreciendo parte de la madera de roble, dicha madera se encontraba en perfecto estado de conservación.

Pero el problema que se les planteaba era que si se dejaba secar la madera, ésta se combaría y se retorcería, lo que probablemente hubiera echado a perder toda la estructura del buque y probablemente se hubiera resquebrajado.

Al final se dio con la solución. Se aplicaron una serie de ceras solubles en agua, que poco a poco iría sustituyendo al agua, hasta que la madera quedase completamente seca y sin deformaciones. Este tratamiento duró varios años.

Como se puede ver, el resultado fue espectacular.

Palo mayor, cuya altura alcanza los 52,5 metros desde su parte superior hasta la quilla

Todo el perímetro del barco es en sí una obra de arte. Podemos observar como se conservan magníficamente las figuras que se tallaron a lo largo de todo su contorno.

En total más de 700 figuras que representan deidades griegas, emperadores romanos o héroes bíblicos, que originalmente estaban rodeados de un fondo dorado y se pintaban con colores llamativos, principalmente de color rojo.

El objetivo de tanta decoración era la de disponer no sólo de un simple barco, sino de todo un palacio flotante que ensalzara el poder y la cultura suecas.

Incluso las troneras por las que asomaban los cañones para escupir su munición tras un ensordecedor rugido, están decoradas con diversos motivos.

Especialmente significativas son las representaciones de la popa del barco. En el mismo podemos encontrar dichas representaciones en varios niveles.

En la parte superior podemos observar a dos leones sosteniendo una corona. Esta misma representación, pero de otra forma, también la podemos observar en el tercer nivel. Estos dos leones sosteniendo una corona vacía representan el poder de la monarquía.

Por debajo de estas dos representaciones, se encuentran cinco figuras, que son un conjunto de caras humanas mostrando distintas emociones. La primera cara expresa una sonrisa exagerada; la segunda, ira; la tercera cara expresa estado normal; la cuarta expresa sonrisa, y, finalmente la quinta, miedo.

También en la popa del barco se puede ver una representación del escudo de armas del rey. El escudo está sostenido por dos querubines que rodean una gavilla de maíz, ángeles que a su vez están protegidos por dos soldados. Un poco más alejados también se puede observar la representación de dos criados y al lado de cada criado, una criada.

Pues bien, este escudo pretendía ser una manifestación de la posición dominante del rey, en la que se quería enfatizar que el rey fue designado por Dios. Los querubines representan el mensaje de que los suecos debían dar gracias a los reyes Vasa por la paz divina y la libertad, mensaje que se deduce al observar que las manos de los querubines portaban ramas de olivos, ramas que son el símbolo de la paz.

Otro de los detalles que marcan la arrogancia de la dinastía Vasa, es la representación de dos personajes bajo dos pequeños asientos y que no se parecen a ninguna de las otras esculturas que hay en el barco. Se encuentran una a babor y otra a estribor.

Fuente: Wasadream.com

Sus vestidos indican a los investigadores que estas figuras representan a personajes polacos y como puede observarse, estos sujetos están bajo un banco y tienen expresiones de angustia. En la construcción original, detrás de estos hombres se situaban dos grandes guerreros nobles, aunque los guerreros de babor aún no han sido hallados.

Estas representaciones hacen referencia a un castigo que se practicaba en Polonia por aquella época.

Un perjuro o un criminal eran forzados a arrastrarse bajo un banco ladrando y confesando sus faltas a voces.

La proximidad de estos dos hombres disimulados cerca de los guerreros sugiere que Gustavo II Adolfo, rey de Suecia, está dispuesto a ser indulgente con las vidas indignas de los polacos. Una sutil forma de humillar a los enemigos polacos.

En cuanto a los cañones, algunos fueron vendidos a Alemania, pero las cureñas, de las que sólo se pudieron recuperar tres, permanecen también expuestas en el museo.

Una fascinante historia en la que la vergüenza de un bochorno hundimiento provocado por la arrogancia de un rey, se han convertido con el paso de los años en un símbolo nacional y es el motivo de orgullo sueco por excelencia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Estocolmo y alrededores. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s