De Kungliga Slotten

O lo que es lo mismo, el palacio real, un impresionante castillo a la altura del Palacio Real de Madrid cuya visita es obligada si se viaja a Estocolmo.

El castillo fue construido sobre las ruinas del antiguo Tre Kronor después de que un incendio arrasara con él en 1697. Su construcción la llevó a cabo el arquitecto de la corte Nicodemus Tessin, tarea que le llevó 57 años. Tiene 608 salas y es el castillo real mas grande del mundo que aún está en uso, ya que es la residencia oficial de los reyes de Suecia.

Vista del palacio desde el agua. Fuente: Wikipedia.

La visita es posible siempre y cuando no se celebren actos oficiales. La entrada se debe hacer desde Slottsbacken o gran talud, que es la fachada sur, donde encontraremos este magnífico portal.

El palacio está protegido por la Högvakten, la guardia real formada por miembros de las fuerzas armadas suecas. Esta guardia data de principios del siglo XVI.

Los miércoles y sábados, a las 12.00 h. y los domingos a las 13.00 h. se realiza un simbólico cambio de guardia que merece la pena ver. En verano (mediados de julio, mediados de agosto) se podrá disfrutar de este espectáculo todos los días.

Con tres banderas, y distintos grupos, se hacen los cambios de guardia en cada una de las garitas de seguridad.

En el primer cambio se dirigen tres soldados hacia la primera garita, y tras intercambiar palabras con el soldado de guardia, que teóricamente le pone al día de las incidencias, se produce el cambio. El soldado que ha terminado su guardia se incorpora al grupo restante, y continúan su camino hacia la siguiente garita.

Todo esto acompañado por los compases de una banda de música, también militar, que complementa todo este ritual. Un espectáculo enfocado más al turismo que al acto castrense que se supone.

Al entrar en el palacio, lo primero que podremos ver es el espectacular Hall del Estado, en el que el rey inauguraba todos los años, en septiembre, el inicio del curso político parlamentario. El último acto se celebró en el año 1975.

Presidiendo la sala, podemos ver un trono, que es de plata, y que fue un regalo de Magnus Gabriel de la Gardie para la reina Kristina de Suecia el año de su coronación en 1650.

Desde este trono también se presidían las sesiones parlamentarias celebradas en esta sala.

Acto institucional en el año 1900. Fuente: Wikipedia.

Hoy en día, las sesiones parlamentarias se hacen en el Riskdag, edificio semicircular del parlamento sueco, que está en los aledaños del palacio real. Pero este fastuoso salón de actos no ha perdido su función de estancia oficial y en él se celebran muchas recepciones reales y otros actos institucionales.

En la sala aledaña al Hall del Estado, se encuentran los Apartamentos de las Órdenes de Caballería, que albergan una colección permanente de las órdenes regias. Compuesto por cuatro salas, una para cada orden (Órdenes del Serafín, Orden de la Espada, Orden de la Estrella Polar y Orden de Vasa) fueron hasta 1949 sede del Tribunal Supremo de Suecia, fundado en 1789 por Gustav III.

Allí podremos contemplar una exposición de reliquias y objetos reales de todo tipo que nos muestran un poco la turbulenta historia sueca, que contrasta y sorprende con respecto al pacifismo imperante de los tiempos actuales.

El primer rey sueco al que se le tiene por tal, es Erik el victorioso, tras él hubo una serie de luchas internas por el poder de los reinos nórdicos. Como resultado, Suecia y Noruega fueron unidos por el rey Magnus Eriksson, posteriormente se le anexó Dinamarca, bajo el mandato de Margarita I, saliendo a la luz la llamada Unión de Kalmar.

Como el poder estaba centrado en Dinamarca, los sucesores de Margarita no lograban controlar a la nobleza sueca, y el poder recaía sobre éstos, por lo que Christian II protagonizó el «Baño de sangre de Estocolmo» al ordenar la matanza de nobles suecos, lo que trajo como consecuencia una revolución y una posterior fundación del estado moderno sueco, cuando el 6 de junio de 1523 se nombró a Gustavo I como rey de Suecia. Desde entonces el 6 de junio es fiesta nacional en Suecia.

Orden de Vasa

En el siglo XVII Suecia se convirtió en una de las grandes potencias europeas cuando Axel Oxestierna y el rey Gustavo II Adolfo conquistaron parte de Rusia y Polonia-Lituania y como resultado de su participación en la Guerra de los Treinta Años, donde el Sacro Imperio Romano quedó mermado y casi la mitad de los estados que lo componían pasaron al poder del Estado Sueco.

Orden de la Estrella Polar

Llegó a convertirse en el tercer país más extenso de Europa, después de España y Rusia. Su caída comenzó a principios del siglo XVIII cuando perdieron sus conflictos primero con Rusia y posteriormente con Noruega. Como resultado, Rusia se convirtió en una nación poderosa y se apropió de los territorios que posteriormente se convirtieron en el Ducado de Finlandia.

Orden del Elefante

Mas tarde, en la guerra contra Napoleón, también se perdieron Dinamarca y Noruega. Este último país fue devuelto a la soberanía sueca a cambio de los territorios del norte de Alemania. Aún así, Noruega trataba de independizarse pero todos los intentos fracasaron, hasta que en 1905 la unión fue disuelta pacíficamente.

Orden de Carlos XIII, en el que se ordenaba que todos los reyes del país debían pertenecer a la masonería.

Después de ver el tesoro, podremos contemplar los Apartamentos Reales, en la que podremos seguir disfrutando de los tesoros acumulados por el reino de Suecia.

La mayoría de los objetos fueron adquiridos y realizados entre el 1700 y el 1800. Probablemente son objetos que traían los propios invitados que se alojaban en el palacio.

Curioso reloj de tres esferas, donde en una de ellas se indica la hora, en otra los minutos y en la tercera los segundos.

Los Apartamentos de Invitados han sido utilizados desde 1870 para acomodar a los más altos representantes de los estados que visitaban Suecia.

En ellos podremos ver la mejor representación de diseño decorativo interior sueco, y se pueden contemplar de excelentes tapices, cortinas de seda y adornos de flores.

Los apartamentos fueron decorados sobre el 1760 bajo las órdenes de Jean Eric Rehn para que en ellos residiera el hermano pequeño de Gustav III, el duque Frederik Adolf.

Espectacular allá donde mires, tanto en los grandes detalles o en los más pequeños, como el de este fabuloso artesonado de una de sus salas.

En frente de los Apartamentos de invitados, tenemos los Apartamentos de Estado, compuestos de nueve salas. Eran utilizados por el rey y la reina cuando hospedaban a sus invitados.

Los banquetes de gala se celebraban cada año en la galería de Karl XI y solían constar de tres o cuatro cenas oficiales. También se invita cada año a os ganadores del premio Nobel el día posterior a la concesión del premio.

Originalmente, los Apartamentos de Estado se pensaron para que fueran usados por Gustav III y Karl XIV como su residencia habitual.

Sala del Gabinete

La Sala del Gabinete fue originalmente el comedor de Gustav III, en el que ofrecía cenas a sus invitados durante su reinado de un modo especial, ya que sólo los miembros reales podían comer en ella y el resto de invitados tendrían que estar viendo como degustan sus manjares.

Habitación de Gustav III

Gustav III murió en su habitación dos semanas después de que fuera alcanzado por una bala que le disparó el oficial Johan Anckarström, cuando el rey acudía a la ópera con sus amigos, fruto de una conspiración de algunos opositores radicales que deseaban cambiar la constitución.

Otro de los impresionantes apartados que podemos observar en el palacio son los Apartamentos Bernadotte que ha sido el hogar de muchos de los monarcas suecos y en el que podremos encontrar una decoración excelentemente conservada del rococó sueco. Salas en las que se exponen multitud de retratos de la dinastía Bernadotte.

Está compuesto por 14 salas, en la que podremos encontrar una especialmente espectacular, el Salón de la Victoria en el que se reflejan el esplendor de la década de 1800. Tanto la lámpara como la alfombra tienen un tamaño descomunal.

Son las primeras salas en utilizarse después de la reforma del incendio que destruyó el palacio original y fue ocupada por el rey Adolfo Federico y la reina Luisa Ulrika en 1754, momento en el que pudieron abandonar su residencia provisional en Riddarholmen.

Hoy en día se utilizan para actos oficiales, sobre todo para la concesión de medallas.

Cabe destacar, como nota disonante a toda la carga decorativa de las salas aledañas, la discreta Sala del Desayuno, decorada entre los años 1873 y 1874.

Impresionante visita que no dejará a nadie indiferente. No dejéis de visitarlo si pasáis por Estocolmo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Estocolmo y alrededores. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a De Kungliga Slotten

  1. Kitaro dijo:

    Cada vez que te leo me gusta más acompañarte en estos viajes, aunque sea en modo cibernetico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s