Stadshuset

Otra de las imprescindibles que ningún visitante de Estocolmo debe perderse es la visita al magnífico ayuntamiento de la ciudad. Es uno de los principales ejemplos del país de edificación en estilo nacional-romántico.

Una obra que está influida por palacios italianos, como el Palacio Ducal (Palazzo Ducale) y el campanario de la Basílica de San Marcos de Venecia.

Celebración ofrecida en el ayuntamiento, donde se puede tomar un cóctel en su patio antes de acceder al interior.

Diseñado por el arquitecto Ragnar Östberg, se inauguró en la víspera de San Juan en 1923 y está compuesto por ocho millones de ladrillos, destacando su torre de 106 metros de altura, desde la que se puede contemplar magníficas vistas de la ciudad.

Esta torre está rematada con un mirador que en su parte más alta luce el escudo de armas de la corona sueca, compuesto por tres coronas de tres puntas cada una.

La única forma de visitar el edificio es a través de una visita guiada y sólo es posible siempre y cuando no se estén celebrando eventos especiales o se esté desarrollando alguna sesión del consejo.

La visita, que era con guía en castellano, comienza por la espectacular Blå hallen o sala azul.

Esta sala es mundialmente conocida por ser la sede de la Nobelfesten, la fiesta de los premios Nobel, en la que se ofrece una gran cena a los ganadores de este prestigioso premio y a otros invitados.

Foto: Henrik Montgomery/Scanpix

Las mesas se disponen de forma que existe una larga mesa central en la que están los invitados de honor rodeada de 65 mesas rectangulares, donde el espacio es aprovechado al máximo.

Aunque parezca lo contrario, el tamaño de esta sala no es suficiente para acoger a todos los invitados que se desean traer, por lo que no es posible invitar a todos los familiares de los premiados.

El banquete se ofrece para 1.300 invitados entre los que además de los premiados y sus familiares, están miembros de la Academia, el Gobierno, el cuerpo diplomático, la familia real sueca y representantes del mundo cultural y empresarial.

La tarea de selección de invitados, por tanto, es bastante delicada y ello obliga a imponer una serie de normas como la que hay que ser mayor de 18 años para poder asistir y se da prioridad a aquellas personas que no hayan acudido previamente a ningún banquete anterior. Cada premiado podrá traer a su vez únicamente unos 14 invitados de su elección.

El nombre de Salón Azul se debe a que cuando el arquitecto proyectó esta sala, el proyecto inicial incluía dibujos y azulejos pintados de azul para dar a la sala una escala de colores que remarcara la proximidad del ayuntamiento al agua.

Pero cuando el proyecto ya estaba en marcha, Östberg cambió de opinión al quedar deslumbrado por el hermoso color rojo de los ladrillos que se exponían en el exterior, por lo que descartó dichos azulejos y dejó que los ladrillos estuvieran a la vista.

Incluso quiso dar la sensación de que se está en un patio al aire libre, hecho que demuestra la colocación de un balcón cuyo único fin es decorativo y que trata de imitar al típico balcón que se podía encontrar en cualquier plaza tradicional italiana.

Por lo tanto, el Salón Azul se configura como un patio cubierto con paredes rugosas de ladrillo sin terminar. Como el nombre ya estaba establecido, se dejó dicho nombre para la sala, aunque de azul más bien tiene poco.

Una de las cosas que llama la atención en esta sala es la escalera que comunica con el salón dorado. Para su construcción, Ösberg estuvo muchísimo tiempo estudiando la distancia entre escalones, pensando también en un material que no fuese deslizante porque tenía que ser ideada para descender por ella con glamour en los grandes eventos.

Puerta por la que acceden los invitados en la fiesta de los premios nobel.

Para conseguir bajar con estilo, al arquitecto se le ocurrió colocar en una de las baldosas en la pared de enfrente una estrella que se puso a propósito para que la gente fijase la mirada en este punto al bajar las escaleras.

Fuente: Tierras sin límite. Autora: Paula Mayoral.

Otra de las cosas impresionantes que se pueden contemplar en esta sala, es el magnífico órgano que se encuentra en lo alto de una de las paredes y que está protegida por una galería bellamente decorada.

Es uno de los órganos más importantes de toda Escandinavia, el más grande sin duda, y probablemente también uno de los más grandes e importantes del norte de Europa.

Fuente: Ayuntamiento de Estocolmo. Foto de Yanan Li.

Consta de 10.271 tubos y su construcción fue posible gracias a la donación de 100.000 coronas que recibió el arquitecto para su construcción. De su construcción se encargó el alemán Oscar Hirsch, de la firma EF Walck & Cia afincada en Ludwigsburg (Alemania). El órgano se inauguró en 1925.

Este salón, además, no es de uso exclusivo para las autoridades o para la realización del evento de la fiesta de los premios nobel, sino que también se puede alquilar por cualquier ciudadano que esté dispuesto a pagar 52.000 SEK (unos 6.000 €), eso sí, bajo condiciones estrictas.

Una magnífica oportunidad que el ayuntamiento ofrece a las empresas y ciudadanos para la realización de eventos especiales en un entorno único, ideal, por ejemplo, para la celebración de un banquete de bodas.

Otra de las salas que se pueden visitar es el salón de actos o Rådssalen.

De mayoría social-demócrata y compuesto en su mayor parte por mujeres, el consejo se reúne cada tres semanas para la toma de decisiones en esta fascinante sala. Deliberaciones que son públicas y a las que se puede asistir como público o se pueden escuchar por Internet.

Sin duda, lo más destacado de esta sala es su techo.

Inicialmente, esta estructura estaba destinada a soportar las cubiertas que se debían colocar sobre la sala, pero una vez más, el arquitecto cambió de opinión al ver la estructura y decidió dejar las vigas al aire.

Cuando el arquitecto descubrió como quedaban las vigas, le entró la inspiración y desarrolló dicha estructura como si fuese un barco vikingo vuelto del revés.

La altura del techo es de unos 19 metros. Si ya de por sí es un techo alto, esta sensación se refuerza cuando encontramos en el final del mismo pinturas de Filip Mansson de color azul tratando de imitar el cielo, reforzado por pinturas con predominancia del rojo.

Todos los segundos lunes por la noche se pueden reunir hasta 200 consejeros y el público puede escuchar las deliberaciones en en unas gradas que hay en la parte lateral de la sala.

Y como en cualquier ayuntamiento, si alguien desea contraer un matrimonio civil, aquí también es posible hacerlo.

Para ello se deberá atravesar una pequeña aunque muy luminosa sala de estilo gótico, la Sala de los Cien, nombre que recibe debido a los cien arcos que tiene su techo. Esta sala hace las veces de sala de espera para los contrayentes y familiares, que deben presentarse con al menos 15 minutos de antelación.

Una vez llega el turno de casarse, se pasa a la anexa sala oval, con paredes forradas de lujosos tapices.

Esta sala puede acoger hasta 15 personas de una vez. La ceremonia es gratuita y además no es necesario estar empadronado en la ciudad para poder casarse en el ayuntamiento.

La lista de espera para poder casarse es de unos tres meses y se puede elegir entre una ceremonia normal u otra abreviada, cuya duración es de unos 5 minutos para la ceremonia normal y apenas unos de 30 segundos para la abreviada.

Se realizan uniones matrimoniales durante unas cuatro horas, desde las 14.00 h. a las 18.00 h. todos los sábados.

La Galería del Príncipe está anexa a la sala oval. Ésta es una sala más sobria y menos espectacular que las otras, pero aún así es bastante interesante.

De estilo neoclásico, se utiliza para recepciones municipales y en algunas ocasiones también se celebran banquetes en la misma.

Sus ventanales, que ofrecen una vista privilegiada al lago Mälaren, están decorados con sencillos relieves.

Vistas que no sólo son al lago, sino que también se puede contemplar parte de la ciudad, la isla de Södermalm.

La galería del príncipe recibe su nombre en honor al príncipe Eugenio, hermano del rey Gustav V. Y fue el propio príncipe Eugenio el que pintó el mural en la pared opuesta inspirándose en las vistas de la ciudad y del lago para que todo el mundo pudiese contemplar lo mismo tanto si tenía las ventanas enfrente como si no, ya que pensaba que era injusto que alguien que estuviera de espaldas a los ventanales no pudiése disfrutar de la belleza del paisaje.

También existen detalles curiosos como la de este juego para la vista que es el colocar una lámpara semicircular anexa a un espejo dando la sensación de que la lámpara traspasa el cristal.

Y la visita al ayuntamiento concluye en la contemplación de la que, en mi opinión, es la mejor de las salas municipales, la Sala dorada (Gyllene salen).

Pensado originalmente para ofrecer banquetes en la misma, sus 44 metros de longitud acogen el baile de gala de la Nobelfesten.

La sala también se puede alquilar para acoger hasta 600 comensales y es muy popular para la celebración de eventos de alta calidad y ceremonias oficiales.

Compuesta por 18,6 millones de piezas de mosaico doradas, cabe destacar de entre todas las representaciones, la espectacular Mälardrottningen, la diosa del lago Mälaren, que es el símbolo de Estocolmo.

La diosa sostiene en su mano derecha un cetro y en la izquierda una corona. Además en su pecho se puede contemplar al propio Ayuntamiento de Estocolmo.

A su derecha, también se pueden contemplar modernos diseños urbanos de Nueva York y París y a su izquierda, diseños exóticos de Oriente, todo con la idea de simbolizar que Estocolmo es aclamado tanto por el Este como por el Oeste.

El diseño final de esta representación fue muy criticado en la época, porque los holmienses consideraban que su diosa no podía representarse de manera tan horrenda, a lo que el arquitecto respondió para defender su diseño que su pelo en realidad representaban serpientes marinas y que sus grandes ojos lo eran por ser una diosa que todo lo ve. Aún así decían que era fea y grande, pero por muy criticado que fuese, el diseño perduró y permanece impasible hasta nuestros días.

La verdad es que no fueron las únicas críticas que recibió, ya que otro de los errores en la colocación de los mosaicos puede contemplarse justo encima de una de las dos puertas de una tonelada que dan acceso al salón.

Y es que puede verse que al colocar el artesonado del techo, la figura del hombre del caballo queda cortada. Este error lo justificó diciendo que en realidad se trataba de un centauro y por tanto no podía tener más que una cabeza.

En realidad se trataba de la cabeza de Sankt Erik, pero no se pudo corregir este fallo debido a que no había tiempo y además era demasiado costoso.

Por debajo de esta figura se puede contemplar el antiguo castillo de las Tres Coronas, castillo medieval que sirvió de residencia real y de defensa a la entrada del lago y cuyas torres forman parte del escudo de la ciudad y que en la actualidad forma parte del Palacio Real.

La espectacularidad de los mosaicos quita protagonismo al artesonado del techo que también es magnífico.

Pero a lo largo de sus cuatro paredes se pueden contemplar magníficas figuras a las que no puede encontrárselas muchas pegas y en la que se pueden contemplar cosas como el puerto de Estocolmo, el ascensor Katarina (Katarinahissen) o la iglesia de Riddarholmen.

Mosaicos que fueron creados por la firma alemana Puhl y Wagner de Berlín entre 1921 y 1923 y que tenían que adaptarse al diseño pensado por Einar Forseth, el verdadero autor de las figuras, que representan figuras alegóricas de la historia de Suecia de inspiración bizantina, aunque también hay representaciones de otros estilos más modernos.

Además de esas 18 millones de piezas que conforman el mosaico, también se emplearon 11 kilos de pan de oro de 23,5 quilates, cuyo valor en la actualidad se estima que alcanza los 2,8 millones de coronas, aproximadamente un poco más de 300.000 euros.

Magnífico culmen de la visita a este fascinante edificio que no dejará indiferente a nadie.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Estocolmo y alrededores. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Stadshuset

  1. Jenn dijo:

    I didn’t most of these things last week. It does save lots of time. I do like my blogs to come in an email, but I have them come to a seatapre email that is just blogs.

  2. Quione dijo:

    Me ha encantado. 🙂

  3. Paloma dijo:

    Magnífico Ludus !!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s