Folgarida-Marilleva

Nos adentramos a los dominios de la Val di Sole que están incluidos en el mismo forfait que el de Madonna di Campiglio, además de ser las estaciones de este valle que están unidas físicamente a Campiglio. En esta entrega vamos a atacar el domino de Folgarida-Marilleva.

La Val di Sole forma parte de un valle mucho más grande, la Val di Non, que limita al norte con el Passo Tonale y al sur con la cadena montañosa de los Dolomitas del Brenta-Adamello. El pueblo más importante de la zona y capital del valle es Malé, un buen sitio para hacer turismo en caso de que las pistas no puedan abrir a causa de algún temporal.

Una de las cosas buenas que tiene esta estación es que se puede acceder a ella en transporte público. Existe un tren regional que sale desde Trento y que te deja en las mismas puertas del telecabina. La parada es en Daolasa.

Llegada del tren a Daolasa

Esta línea de ferrocarril tiene más de 100 años de historio e inicialmente, llegaba hasta Malé, pero hace no mucho que se amplió el tramo para que se pudiese acceder a la estación de esquí.

En la siguiente foto se puede apreciar a la derecha donde está la estación del tren y a la izquierda como se ven las cabinas del telecabina. Todo un lujo que pocas estaciones pueden permitirse, algunas de ellas españolas, y una muy buena opción para aquellos esquiadores locales que no dispongan de coche.

Una de las cosas que más me llamó la atención de toda esta zona es que, en aquellos sitios donde se exigía un pago por aparcar en un parquin, ya sea cubierto o descubierto, es que el pago es algo simbólico, ya que el parquin que se ve en la foto cuesta 3 € por dejar el coche todo el día, hasta las 19.00 h.

Y en el parquin de Folgarida 1.400, además de ser un parquin cubierto, es gratuito si tienes el forfait de skirama, lo que indica que los parquins están pensados para atraer a los esquiadores, ya que deben ser el grueso de su negocio. No merece la pena buscar un sitio y mal aparcar el coche en cualquier lado con estos precios, algo que es de agradecer.

Volviendo al tema del tren, si uno es de la zona y prefiere pasar, por ejemplo, un fin de semana en la estación, el plan puede ser perfecto ya que no se necesita en ningún caso el coche o los servicios de un taxi. Después de bajarse del tren y una vez se sube al telecabina, éste te deja directamente en el refugio Solander, donde uno se puede alojar desde 55 € la noche con media pensión y centro wellness incluido.

¿Quién dijo que en Italia no existe el pie de pistas? Bueno, quizás esto podría considerarse más bien un “en medio de pistas”, porque el refugio está en una cima de la estación en mitad de la misma con acceso directo a pistas. A continuación os dejo el enlace por si queréis más información de este refugio.

Rifugio Solander

Y si no importa esquiar un poquito más antes de dejar el equipaje, también se puede alojar uno en el Rifugio del Orso Bruno

Rifugio Orso Bruno.

Dos muy buenas opciones para pasar, por ejemplo, una nochevieja en familia o en pareja.

Tanto los pueblos de Folgarida como los de Marilleva me parecieron muy artificiales, los típicos que se crean a raíz de la construcción de una estación de esquí, algo no muy habitual en la mayoría de los dominios alpinos austriacos, pero no son pueblos que hayan surgido en estos últimos años, también tienen su historia.

Rebuscando por ahí, se pueden encontrar fotos de remontes que salen del pueblo de Malé y que terminaban en Monte Spolverino, como ésta realizada en el año 1.966.

Fuente: cantinabib.it

O esta publicidad del año 1.971.

Fuente: cantinabib.it

Cierto es que no es la misma historia que la que pueden tener Campiglio o Pinzolo, pero tampoco son estaciones que han surgido con el boom del esquí, ya tienen cierta tradición y probablemente surgieran a raíz del éxito turístico que tuvieron las estaciones del Valle del Rendena.

Por supuesto, cuando me refiero a la historia, me estoy refiriendo a la historia de esquí, porque Malé es un pueblo medieval que bien merece una visita.

En cuanto al conjunto de estas dos estaciones, diré que tiene 53 kilómetros esquiables que son servidos por 27 remontes con una capacidad de 33.000 personas / hora. Una estación de tamaño mediano que tiene tres zonas bien diferenciadas. La zona de Folgarida, la de Marilleva y la del valle de en medio que es la que da a Daolasa, la Val Mastellina, con la pista que más me gustó de toda la estación.

A continuación, os muestro el mapa de pistas de la zona.

Mapa de pistas.

Mapa de pistas más detallado.

La zona de Folgarida tiene un par de pistas que merecen mucho la pena, la pista negra Fogarida, la marcada como la número 1 en el plano y que te deja al pie del telecabina a 1.300 metros de altitud.

Si se sale desde Monte Spolverino, se puede llegar a la base de este telecabina sin tener que hacer ninguna parada previa y sin tener apenas que remar, sólo un poco en la zona intermedia, donde está toda la zona de principiantes, por lo que podemos realizar una bajada de casi 800 metros de desnivel.

Además se puede realizar casi todo el trayecto por pistas negras, a excepción de, como he dicho, la zona de principiantes que hay que atravesar sin poder evitarla.

La bajada comienza en un sitio tan feo como este.

Inicio de la bajada en Monte Spolverino

Luego hay un pequeño tramo de remada que no suponen más de 100 metros.

Pequeño camino de acceso a la pista número 1.

Para luego continuar con la pedazo de bajada que supone este recorrido.

Lo mejor de estas bajadas son las impresionantes vistas que se tienen de todo el Val di Sole, que nos permite contemplar los diversos pueblos que están distribuidos a lo largo del valle.

La otra bajada que merece mucho la pena, es la que transcurre por la pista roja la número 3 – Belvedere. Esta bajada se inicia en una pista azul pero luego continúa por la pista roja, hasta llegar a la base a 1.400 metros.

Vistas en la parte baja de la pista Belvedere

Vistas en la parte baja de la pista Belvedere

Un trazado excepcional entre pinos, donde algunos entrenan a sus hijos con la esperanza de que éstos a su vez tiren de aquellos en una futura vejez.

Foto dedicada a Ángel (elite27) que ya está pensando en arrastrar a su hijo a este incontrolable vicio

Dos excepcionales pistas que arreglan un sector que a mí no me gustó mucho, no porque no estuviera bien, sino porque las pistas de la parte alta parecen más unas pistas de transición para volver al pueblo que unas pistas dedicadas a disfrutar del esquí.

Cima del Monte Spolverino

Aún así, esta es la parte ideal para aquellos que están comenzando en esto del esquí, ya que sus pistas azules son bastante asequibles, y al igual que en Madonna di Campiglio, permiten combinar el esquí de diferentes niveles permitiendo que el punto de reunión sea la zona intermedia, Malguet Aut, donde más o menos acaban todas las pistas o llegan ambos telecabinas que parten de la zona de 1.300 y 1.400 metros.

Incluso para aquellos que ya se defiendan bien en pistas azules, pueden optar por bajar la azul que lleva hasta la base de 1.300 metros, aunque no recomendaría dicha bajada para quienes hace poco se hayan introducido en este nivel de pistas ya que tiene tramos un poco comprometidos.

Otra de las cosas que me llamó mucho la atención de este dominio es que las pistas que tienen iluminadas son precisamente las pistas negras.

Pista iluminada a la llegada a Marilleva

Y es que esto no es muy normal, ya que normalmente las pistas que se iluminan suelen ser azules, con algunos tramos rojos, para poder así atraer a la mayor cantidad de público posible, ya que los tramos iluminados suelen ser cortos y la gente con nivel no suele utilizarlos, por lo que para mí significó una gran sorpresa ver tanto en Folgarida como en Marilleva que las pistas que tienen iluminadas son precisamente las menos comerciales.

Entiendo que esto puede ser posible a que son pistas que únicamente utilizan para las competiciones, porque lo que es también cierto es que no ví ninguna oferta para realizar esquí nocturno en la estación.

Subida a Monte Vigo.

En cuanto al valle del medio, la Val Mastellina, para mi gusto, tiene la mejor pista de todo el dominio.

Su tramo comienza por una pista azul, que yo la calificaría de un azul avanzado y luego continúa por una roja hasta llegar a la estación intermedia, donde ya no se puede continuar más y hay que coger obligatoriamente el telecabina, ya sea para remontar y volver a esquiar ésta u otras pistas, o ya sea para bajar a Daolasa finalizando así nuestra jornada de esquí.

El descenso puede comenzar tanto desde Monte Vigo como desde Monte Spolverino y no hace falta tomar ningún remonte ni realizar ninguna remada hasta el final de la pista, de forma que de nuevo tendremos un desnivel esquiable de hasta 800 metros de desnivel. Además el trazado rojo es un trazado muy amplio y con buena visibilidad que hará las delicias de los amantes del esquí de velocidad.

Inicio de la bajada por la parte azul desde el Refugio Solander.

Parte del tramo rojo

Y en cuanto a la mejor zona, para mi gusto, Marilleva. Advierto ya que aunque en el mapa de pistas se vean algunas azules, no es una zona apta para principiantes, las azules son pistas estrechas y masificadas, para eso está mucho mejor la parte de Folgarida.

Final del tramo azul e inicio del tramo rojo en la zona intermedia del sector

En cambio, para los que ya tienen nivel de esquí, sin duda, éste es su sector. Una de las pistas que yo recomiendo, para aquellos que tengan nivel para bajarlas, es la que parte de Dos de la Pesa, a 2.155 metros. Esta es una pista negra continua, sin ningún sector o tramo rojo o azul, que llega hasta Marilleva a 1.400, es decir, 700 metros de desnivel en un vertiginoso descenso que no da ni un respiro.

Remonte de subida a Dos de la Pesa desde la zona intermedia. Remonte número 18.

No se puede decir que tuvimos un mal día precisamente

La entrada a esta pista negra se hace por aquí. Engaña bastante al principio porque no parece que la pista vaya a tener mucha pendiente, pero más adelante comprobaremos como sorprendentemente tendremos un buen precipicio por el que bajar.

Comienza la diversión

Un tramo que discurre enteramente entre pinos como estos.

Algunas partes del tramo nos permiten un relativo respiro.

Vistas al valle desde esta pista negra

Muy recomendable.

Pero además de esta pista, que para mí fue la pista estrella, el resto de pistas rojas con algunos tramos azules son también muy bonitos y variados y desde luego que permiten pasar el día entero sin que un avezado esquiador tenga tiempo para aburrirse.

Inicio de la bajada desde el refugio del Orso Bruno

Bajada por la pista 11 - Orso Bruno.

Pistas que en algunos de sus tramos son bien anchos y nos permitirán carvear de lo lindo.

Y tramos en los que tendremos que sacar a relucir nuestros mejores recursos.

Y por supuesto, todo esto con un fondo de pantalla de ensueño.

Las dos damas del viaje, se despiden de vosotros hasta la siguiente entrega.

Como ya dije al inicio de esta serie de capítulos, las estaciones de este dominio de skirama, son en su mayoría estaciones para gente con buen nivel de esquí aunque tengan alternativas para aquellos que estén dando sus primeros pasos en este mundo de lo blanco.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Dolomiti di Brenta. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s