Pejo – Subimos al cielo.

Nos vamos un poco más allá y recalamos en esta pequeña estación que apenas tiene 16 kilómetros esquiables pero que tiene el mayor y uno de los mejores desniveles de todo el dominio de Skirama.

Situada en el extremo mas occidental de la Val di Sole, ésta es una de las estaciones que a mi modo de ver tienen el verdadero y genuino ambiente alpino, donde no se ve la vocación turística por atraer cada vez a más y más turistas, conservando un ambiente familiar que lo hace evocador.

La localidad es bien conocida desde 1.650 por sus aguas termales que provienen de las entrañas de la cordillera de Ortler-Cevedale, que incluye los picos más altos de los Dolomitas. Aguas a las que se les supone propiedades curativas especiales.

El descubrimiento de estas aguas termales se debe a un pastor de cabras de la zona, Bastianel dei Michi, cuando observó que el pelo de su ganado lucía más brillante que el de otras reses de la zona y además su leche era de mejor calidad que la de los otros pastores.

Contento con esto, no podía entender a que se debía tan extraño fenómeno, por lo que se puso a observar a su rebaño y se dio cuenta que éste abrevaba en los numerosos ríos y manantiales de la zona, aguas con un extraño color rojizo, color que le confiere su componente ferroso.

Debido a este hecho, un médico de Malé, localidad cercana a Pejo, un tal AP Phisicus, realizó un estudio y creó un informe sobre las aguas que envió a Gian Giacomo Maffei, médico de la corte de Baviera, el cual divulgó una monografía en 1.668 que popularizó el tema y desde entonces acude gente a la zona para beber sus aguas de propiedades curativas.

También en 1.660, el científico Alessandro Colombo publicó una monografía en el que describe la curación de la antigua fuente de Pejo y recomendó que “… los dones celestiales de Dios no se ocultan, sino por el contrario, se comunican a la humanidad …

Ya en el siglo XIX se construyó el primer centro de aguas termales, la “Casone dei Bagni” con 26 vestuarios, 51 tanques y 6 calderas.

Fuente: girovagandointrentino.it

Hoy en día, estas aguas le suponen un gran beneficio económico a la zona, ya que además de los baños termales, en la zona se embotellan anualmente alrededor de 400.000 botellas de 400 gramos cada una.

Fuente: alessandra-creativefamily.blogspot.com

Otra de las tradiciones de la zona que vienen de antaño es la del alpinismo y la escalada. Esta tradición proviene también del siglo XIX, cuando alemanes y austriacos se disputaban las conquistas de las cumbres más altas, tradición que más que para hacer deporte se le consideraba como un verdadero estilo de vida.

La presencia de grandes paredes de roca en toda la cordillera de los Dolomitas convirtió a la escalada en un deporte, de forma que muchos de los turistas de la época veían en las montañas una forma de hacer deporte.

Las numerosas paredes rocosas que se encuentran a lo largo del lago Garda convirtieron a esta zona en un gimnasio natural, convirtiéndose el mismo en un importante centro de reuniones y competiciones de alpinismo. Hoy en día continúa esta tradición alpina y lo podemos ver reflejado en alguna de sus casas.

La tradición alpina de la zona se hace más que evidente

La estación está dentro del área del parque natural del Stelvio – “Il parco nazionale dello Stelvio” – que se creó en 1.935, una histórica protección que cubre un área de más de 130.000 hectáreas, la más grande de los Alpes y que cubre los valles de Pejo y Rabbi.

En su interior conviven una extraordinaria variedad de especies y hábitats. La diversidad de hábitats es posible debido a las grandes diferencias de altura que cubre el parque, que van desde los 650 metros hasta los 3.899 metros que llega a alcanzar el monte Ortler. La vegetación varía desde bosques de abetos y alerces hasta vegetación de alta montaña que cubre líquenes y pastos de altura.

En cuanto a la fauna, podremos encontrar ciervos, corzos, cabras montesas, zorros, etc. y también especies tan amenazadas como el águila real – símbolo del parque – o el también amenazado urogallo.

Ejemplar de águila real. Fuente: stelviopark.it

En el mismo pueblo se puede visitar un centro de información que nos muestra la vida salvaje del parque natural.

Otra de las atracciones que tiene el pueblo es el museo de la guerra blanca “1914-1918 – La Guerra sulla porta” y desde aquí parten numerosos intinerarios que recorren el parque.

Una gran oferta que permitirá realizar el viaje a aquellas familias que viajen con miembros no esquiadores que pueden realizar diversas actividades turísticas alternativas al esquí.

Otras actividades alternativas al esquí disponibles son la posibilidad de realizar patinaje sobre hielo o curling y para los más avezados, es posible realizar escalada sobre hielo o esquí de fondo.

En cuanto a la estación, a pesar de ser una estación que llega a los 3.000 metros de altitud, está rodeada por picos aún más altos, que llegan a alcanzar en algunos casos los casi 3.900 metros, lo que le confiere a la estación unas condiciones ideales para la conservación de la nieve. Esto lo hace como un destino ideal para viajes de esquí de fin de semana.

Mapa de pistas

Como se puede observar en el plano, se puede realizar una bajada continua y sin paradas o remadas de por medio desde los 3.000 metros hasta los 1.400 en los que se encuentra el pueblo, en total, un asombroso desnivel esquiable de 1.600 metros. Algo verdaderamente increíble para una estación tan pequeña.

Pero es más, existe un intinerario, que nos lleva directamente a Cogolo. No puedo decir como es la pista ya que la vi desde el coche y no sé si será necesario remar, pero el caso es que te deja a 1.160 metros de altitud, por lo que el desnivel total esquiable alcanza los 1.740 metros.

Pocas estaciones alpinas superan este desnivel esquiable. Además, llegar a Cogolo no significa acabar con la jornada de esquí porque desde ahí parten autobuses, creo que cada media hora, que te vuelven a dejar en Pejo Fonti donde se puede reanudar de nuevo la actividad “esquiística”.

La subida se realiza por telecabina que parte desde la propia base de la estación y que en tiempos pasados tenía este aspecto.

El telecabina tenía 2 plazas allá por los años 70.

Antiguo telecabina en el año 1.968. Fuente: alpinforum.com. Autor: gerrit.

Este primer telecabina nos deja en el punto intermedio de la estación, en el que pudimos comprobar como se impartían un montón de clases a grupos de niños rodeados de un imperante ambiente familiar.

Este es el tipo de estación que cualquier esquiador que se precie debe conocer, ya que aquí se respira el auténtico ambiente alpino, el de toda la vida, esquí tranquilo, lo que no significa que no hayan pistas retadoras, porque las había, de hecho, la mayor parte de las mismas eran pistas rojas o negras, lo que sigue confirmando mi teoría que el dominio de Skirama está pensado para esquiadores de alto nivel.

En esta parte intermedia, donde sólo existe un único “Hütte”, se pueden contemplar vistas como éstas.

Vistas desde la parte intermedia, frente al rifugio Scoiattolo.

Por una pequeña pista azul que parte de la zona intermedia se llega a la primera silla, la marcada como número 2 en el plano que nos da acceso a la primera de las pistas rojas que catamos.

Debido a que el día en el que estuvimos, digamos, no fue el ideal, no se aprecian muy bien como son estas pistas, pero no tiene especial dificultad para bajarlas, por supuesto, hablo de esquiadores de nivel de rojas.

Se llega a intuir las magníficas vistas que desde aquí se contemplan, de hecho, toda la estación está expuesta al valle ofreciendo una de las mejores visiones de todo lo que llegué a conocer del dominio de skirama.

En la siguiente foto os pongo una parte del tramo donde se junta con la futura pista que está en proyecto, la número 8 según el plano. Desde luego, el terreno ya está preparado pero no logré ver las pilonas del nuevo telesilla que está proyectado.

En cuanto a nivel de pistas, como comenté, las que más abundan son las pistas rojas o negras. Algunas de ellas no estaban esquiables, como ésta, que aunque no está marcada en el plano, se trata de la variante Canalone, que parte de la pista roja antes mencionada y que tiene una longitud de unos 400 metros.

Aunque como ya dije, existen un par de zonas que son ideales para los principiantes, como son la zona intermedia, que entre otros, también es frecuentado por unos curiosos paseantes.

Y también está la zona del pueblo, la parte de Mezzoli, que me pareció perfecta, ancha, con mucha visibilidad, una pendiente suave y constante, que hará las delicias de los más novatos.

Foto del usuario ilMeteo en flickr

Todas pistas muy interesantes y disfrutonas, pero el motivo principal que me llevó a realizar la visita a esta estación no es ni más ni menos que el impresionante nuevo telecabina Pejo 3000.

Antiguamente, la distribución de la estación era bastante diferente a la de hoy en día, el dominio alcanzaba los 2.800 metros de desnivel, e incluso había un proyecto para alcanzar los 3.300 metros.

Antiguo plano de pistas. Fuente: alpinforum.com. Autor: gerrit

Antiguo mapa de pistas. Fuente: alpinforum.com Autor: gerrit

El telesilla de más arriba, el que llegaba a los 2.800 metros de desnivel, se llamaba Plan di Laret y partía desde Dos dei Gembri donde existía un arrastre y ahora únicamente encontraremos un refugio en ese sitio.

Esta silla, que era de dos plazas y llevaba funcionando desde los años 80, se decidió quitarla después de que numerosos aludes cayeran sobre el mismo, algunos de los cuales alcanzaban las mismas pistas. Un riesgo que no podía ser asumible para la estación.

Zona en la que en años posteriores, el hijo del gerente del refugio de Mantova, en Al Vioz, fue sorprendido por otro alud, perdiendo la vida en el mismo.

La construcción de esta nueva instalación, lleva asociado un control de aludes que se suponen impedirán las desgracias ocurridas en el pasado con los antiguos remontes.

Este impresionante teleférico, con capacidad para 100 personas por cabina, fue construido el pasado año 2.011 suponiendo una millonaria inversión que sorprende para la estación tan pequeña en la que se instala.

Noticia de la construcción del nuevo teleférico.

Yo pensaba que los teleféricos siempre tenían una cabina de subida y otra de bajada porque de esta forma una hace de contrapeso de la otra, pero para mi asombro, comprobé que no es así, al menos con este teleférico.

Debido a que nos estaba azotando un pequeño temporal de viento y como en altura se intensificaba, los gestores de la estación decidieron abrir una sola cabina, para mi total sorpresa.

Podemos comprobar como la cabina de la derecha está aparcada en el refugio mientras nos alejamos en la otra.

El teleférico salva un impresionante desnivel de 1.000 metros y tarda casi 6 minutos (5:48 minutos) en hacer un recorrido de unos 4 kilómetros.

Además los vientos que estaban castigando la zona eran bastante fuertes, por lo que no sé que capacidad de viento puede soportar este teleférico, pero puedo asegurar que es mucha.

Una vez se llega arriba, se puede disfrutar, si el día lo permite, de unas impresionantes vistas desde un mirador creado al efecto.

Yo no pude disfrutar de esas vistas, pero sí las dos damas del viaje, que después de mi caída en el Passo Tonale decidieron repetir esta estación antes de volver a casa.

En teoría, desde este balcón es posible divisar el pico de la Marmolada, pero yo no sabría ubicarlo en las fotos.

El inicio de la bajada comienza de esta forma.

Y una vez pasado el tramo inicial, si giramos la cabeza, lo que veremos es ésto.

El día que sí que estuve, como ya he comentado, estábamos en pleno temporal de viento, además de estar toda la zona a partir de los 2.200 metros cubierta por las nubes. Las fotos hablan por sí solas de las condiciones en las que nos encontrábamos.

Mercedes bajando en la Val della Mitte y con el sónar puesto.

Mary Joe esperando su turno en la Val della Mitte.

No se puede decir que las condiciones eran las ideales. Aún así, a los tres nos encantó la bajada, porque no presentaba especial dificultad, al ser una pista bien ancha a pesar del desnivel, un desnivel tampoco muy pronunciado y favorecido también por el hecho de que la nieve estaba en un perfecto estado de conservación que hacía más fácil el esquí.

A los 2.200 metros aproximadamente, las nubes ya no bajaban más y la visibilidad aumentaba considerablemente lo que nos permitía esquiar más relajados.

En un momento de esta bajada, tenemos que pasar por la zona media de la estación, en la que se encuentra la zona de principiantes, que tenía este aspecto.

Pista 6 - Campo Scuola Scoiattolo. Al fondo la salida del telecabina Tarlenta.

Una vez se llega al final de esta pista, se tienen varias opciones. Se puede subir de nuevo a la cota de los 3.000 metros, ir a la zona de las pistas rojas del Doss dei Gembri, tomar la pista negra que nos lleva hasta abajo en el pueblo, una pista de 2.300 metros de longitud o ir por la pista roja que nos lleva también hasta el pueblo, la pista número 1 – Tarlenta de 3.100 metros de longitud.

Estuve buscando la pista negra pero no la veía por ningún lado hasta que le pregunté a uno de los profesores que había por la zona y me comentó que esa pista ya no existía o que no se abría, no le entendí muy bien, pero el caso es que no se podía acceder a la misma.

Así que las bajadas las continuábamos por Tarlenta. Y éste era el camino.

En un momento dado se podían ver carteles que indicaban el camino a los senderistas que seguro frecuentan esta zona en verano.

La pista roja no tiene especial dificultad, así que si alguno de los que visitan esta estación tiene nivel de azul y quieren volver esquiando a Pejo, podrán hacerlo bajando con cuidado el primer tramo hasta llegar a la variante azul que los dejará en Pejo 1.585.

En total, la bajada desde arriba del todo hasta Pejo Fonti son unos 8 kilómetros, bajada realizada en pleno parque natural.

A esta estación se le puede dedicar una mañana entera y por la tarde se puede terminar la sesión yendo al Passo Tonale o a Marilleva, ya que ambas estaciones están equidistantes desde aquí o bien se pueden realizar otras actividades como visitar el museo o ir a patinar sobre hielo, actividades alternativas que estoy seguro a más de uno le encantarían.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Dolomiti di Brenta. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s