Nozawa. Tierra de fuego.

Tomamos el tren de las 15.10 h. en dirección a Nagano, para hacer el trasbordo al shinkansen que nos llevaría a Omiya para luego terminar en otro tren regional que nos dejaría en Nozawa.

A la hora de buscar el mejor trayecto para ir en tren, la manera más cómoda y eficiente de saber qué trenes teníamos que tomar, conocer los horarios y saber las conexiones que necesitábamos para alcanzar con éxito nuestro destino era el de utilizar un programa llamado Hyperdia.

Pues bien, cuando buscábamos la forma en la que podíamos enlazar el trayecto desde Yamagata a Nozawa nos aparecía en este buscador un montón de combinaciones extrañas que se disparaban en tiempo, algo así como un trayecto 4 horas mayor al que era necesario obligándonos a realizar un elevado número de transbordos. Era algo desconcertante y muy extraño y más cuando en la propia página de Nozawa indicaba que desde Nagano en tren se tarda como mucho una hora.

Pues bien, según parece existe otra localidad en Japón llamada Nozawa, o al menos una estación de tren que tiene ese nombre que es la estación con la que enlazaba el buscador y de ahí que se nos disparara el tiempo de trayecto.

Por el nombre que se debe buscar la estación es el de Togarinozawaonsen. Sirva esto como advertencia por si algún día queréis visitar esta estación y decidís venir en tren.

Gracias al amable y sobre todo al paciente personal de la oficina de turismo de Yamagata pudimos llegar a nuestro destino y no acabamos desorientados y perdidos en vete a saber qué remoto rincón de este hermoso país.

El viaje duró en total unas 5 horas, y eso que se nos dieron bien todas las conexiones. Llegamos a las 20.50 h. lo que significaba que era muy tarde y que tendríamos problemas, porque la estación de tren se encuentra aproximadamente a 7 km. del centro de esquí.

Trayecto a realizar desde la estación de tren.

Y no había taxis en la puerta ¿Qué hacer en estas situaciones? Pues bien, no hay más que hablar con el personal de la estación para que ellos se encarguen. Sí, pensamos, igualito que en España.

La persona que estaba atendiendo el mostrador de esta pequeña estación de tren, se encargó de llamar con su teléfono a un taxi que en unos minutos nos vino a buscar.

Cuando llegó el taxi, cargamos las maletas, nos subimos al coche y le mostré al conductor el teléfono con los ideogramas del nombre y dirección de la pensión en la que queríamos alojarnos. Empezó a dudar y a titubear, pero no hablaba ni una sola palabra de inglés así que no sabíamos que pasaba. Pensamos que no conocía el sitio, pero ¿Cómo se lo explicas?

Empezó a llamar por la radio, sacó su teléfono, hizo varias llamadas, volvió hablar por la radio, le respondían y al cabo de un cuarto de hora, tiempo en el que no corría el taxímetro, sonrió y asintió con la cabeza exclamando un contundente ¡HAI! Arrancó el coche y se dirigió a la estación.

Tranquilizados estábamos cuando de camino comprobamos que seguía llamando por teléfono, hablando por la radio, respondiendo a las llamadas de teléfono y de la radio. Esto, de nuevo nos causaba preocupación aunque veíamos que el taxista se dirigía por buen camino, cosa que pudimos comprobar gracias a la señalización de la carretera.

Pues bien, llegó al pueblo y de repente, apareció un camino franqueado por sendos muros de nieve por donde no podían circular los coches y en mitad de camino vemos un coche oruga como éste.

Nuestro transporte a la pensión.

Nuestro transporte a la pensión.

Bueno, éste era realmente nuestro transporte. Resultó que el hombre hizo todas esas llamadas para averiguar cómo ponerse en contacto con el personal de la pensión en la que nos íbamos a alojar, para avisar a la encargada, que la levantamos de la cama, y que nos fuera a buscar porque era imposible llegar en coche hasta nuestro alojamiento.

Desde luego, no tengo palabras para expresar la increíble amabilidad del pueblo japonés. Si todos fuéramos como ellos (y yo me incluyo) tendríamos un mundo mucho mejor.

El coche oruga era necesario porque nuestro alojamiento era una pensión que estaba, no a pie de pistas, sino en medio de las mismas.

La pensión tenía parquin, aunque no estaba muy lleno.

Fachada de la parte trasera de la pensión. El edificio de enfrente es el telecabina.

Lo más cerca que yo había estado de pistas en una estación de esquí hasta la fecha había sido en los macrodominios franceses con su concepto de esquí in-esquí out, pero estos alojamientos son gigantescos edificios de apartamentos y la mayor parte están al principio de las pistas, pero no en medio de ellas.

En cambio aquí nos encontrábamos en una acogedora pensión con pocas habitaciones. Algunas de las habitaciones no disponían de ducha, y ninguna disponía de aseos, de forma que para aliviar nuestras necesidades era necesario utilizar los servicios compartidos con el resto de huéspedes.

Cuando estuvimos buscando alojamiento, debido a que por esas fechas se celebraba el festival de fuego, la ocupación hotelera estaba casi al 100% y los que disponían de habitaciones libres eran Ryokan, hoteles o pensiones cuya oferta únicamente incluía habitaciones con baño y ducha compartidos y, al menos, en esta pensión, la ducha era individual y este fue el principal motivo por el que la seleccionamos de entre toda la oferta disponible.

Esta pensión estaba regentada por un matrimonio mayor pero tenían en acogida a varios estudiantes procedentes de diversos países que a cambio de alojamiento éstos debían realizar algunas tareas de limpieza o cocina.

Curiosamente, uno de ellos, americano para más señas, hablaba español no sin cierta dificultad pero con suficiente soltura, lo que para nosotros fue una agradable sorpresa, ya que facilitaba mucho la comunicación.

Gracias a él pudimos localizar una buena tienda de alquiler de esquís y nos proporcionó las indicaciones precisas con todo lo que se podía hacer en la pensión o en el pueblo, cosa que agradecimos.

Al ser un alojamiento básico, muchos de los servicios que se pueden esperar de un hotel aquí no se disponían. Así, a la hora de preguntar el horario del desayuno, la respuesta fue contundente. A las 08.00 h. ¿A las 08.00 h y hasta que hora? A las 08.00 h.

Resulta que el desayuno sólo se sirve a esa hora, además es un desayuno de estilo japonés, muy delicioso él y preparado precisamente por los estudiantes. Es algo chocante para nuestra cultura estar desayunando arroz, verduras, tortilla o zumo de maíz, que por cierto tenía un sabor increíble, pero es una comida energética que nos permitía aguantar hasta la hora de cierre de pistas.

Y fue desayunando cuando nos dimos cuenta que nos encontrábamos en una de las localidades históricas de Japón.

Una estación con historia.

Y es que si el esquí fue introducido en Japón en 1.911 por el austriaco Theodor von Lerch en Annupuri, al año siguiente se introdujo en esta zona, aunque el descenso por las colinas no comenzó hasta el año 1.924.

Y ya fue en 1.930, cuando uno de los fundadores del lo que conocemos actualmente como esquí alpino, el también austriaco Hannes Schneider, importó a Nozawa las técnicas empleadas en el Alberg austriaco.

Hannes Schneider

Hannes Schneider. Fuente: Hotel Mondschein (http://mondschein.com)

Gracias a este austriaco, se disparó un interés repentino por este deporte en aquella época y desde entonces Nozawa Onsen se ha convertido en una de las estaciones más importantes de Japón.

Fue la primera estación en instalar remontes en Japón y hoy en día en sus pistas se celebran numerosas competiciones de corte internacional.

Caseta de puntuación en la pista de competición, con un nombre muy conocido: Kandahar.

Final de la pista de competición.

Final de la pista de competición.

Trampolín de saltos.

Incluso ha llegado a ser parte de la sede olímpica de Nagano acogiendo las pruebas de biathlon en el año 1.998.

Las alcantarillas rememoran la celebración de los Juegos Olímpicos de Nagano de la que formó parte Nozawa.

Para rememorar toda la cultura y tradición del esquí en este país y en especial de su estación, existe un museo dedicado a la historia del esquí que muestra una colección de herramientas y esquís históricos procedentes de todo el mundo. El museo está enclavado en la base de la estación en mitad de las propias pistas.

Exposición en el museo del esquí.

Exposición de herramientas de nieve en el museo del esquí. Fuente: Snowjapan.com

Pero su historia va mucho más allá. El mismo pueblo fue fundado por un moje budista en el año 724 en el periodo de dominación del emperador Shomu. Existen registros en el que mencionan que en el año 1.250 este pueblo era un destino turístico muy popular.

El apellido Onsen, como se puede deducir, hace referencia a los numerosos baños de aguas termales que se pueden encontrar en Nozawa debido a que su montaña tiene un gensen. Un gensen es la denominación que recibe el lugar desde el cual brotan las aguas termales emergiendo de las mismas entrañas de la tierra.

La primera casa de baño privada fue construida en el periodo Edo cuando un caballero regional visitó uno de estos onsen. Esta casa fue construida como regalo para su maestro siguiendo un conjunto de reglas de uso llamadas Sodai, reglas que están aún vigentes, entre las cuales se prohíbe escavar para obtener agua de los manantiales, resultando así que el agua de dichos onsen se alimentan de los manantiales que discurren por la montaña de forma natural.

Los onsen aprovechan la circulación de los manantiales. Fuente: http:/90tyo.blogspot.com.es. Autora: Cassandra.

Otra regla es la de no permitir la gestión de dichos baños a otra personas que no sean las propios residentes del pueblo, prohibiendo la gestión a gente externa con el objetivo de mantener la esencia y tradición de dichos baños. Para ello se formó una especie de fraternidad llamada Yu-nakama, que se encarga de velar porque se cumplan dichas reglas.

Así que el agua fluye directamente hacia los onsen y como no hace falta filtrar el agua, el onsen forma parte del propio manantial por lo que no es necesario renovar artificialmente el agua.

Hoy en día existen trece onsen públicos disponibles para los visitantes, denominados Soto-yu, que son gratuitos, y algunos son de uso exclusivo para los habitantes del pueblo. El más conocido de todos ellos es el onsen O-yu.

El más famoso onsen de Nozawa. O-yu. Fuente: http://www.lodgenagano.com. Autor: Mark

Este onsen que está localizado en el centro del pueblo es el más representativo de esta localidad y su construcción en madera está inspirado en las construcciones del periodo Edo y es el símbolo de Nozawa Onsen.

Reglas de obligado cumplimiento en un onsen. Fuente: Nozawaski.com

Algunas de las reglas que conviene conocer para disfrutar de los Soto-yu son las siguientes:

  • Comportarse como la gente local. Las buenas maneras siempre serán bien recibidas.
  • Ducharse y enjuagarse obligatoriamente antes de entrar en la piscina de aguas termales.
  • Nunca hay que derramar champú o jabón en las aguas termales.
  • Una vez terminado el baño, es necesario secarse completamente antes de pasar al vestuario para así no mojar el suelo.

Y es bueno recordar que conviene beber mucha agua después de darse un baño en uno de estos onsen.

Y si no se tiene mucho tiempo para darse un relajante baño, en algunos lugares existen unos bancos ubicados en los laterales de las calles en los que se pueden introducir los pies para mojarlos en las aguas termales y así poder relajarse.

Siempre se puede descansar un poco y meter los pies en agua caliente. Fuente: nozawaholidays.com

En cuanto al esquí se refiere, en esta estación cae una media de 10 metros anuales de constantes nevadas, que garantizan muy buena nieve. Nosotros mismos pudimos comprobar en persona la cantidad brutal de nieve que puede precipitar en esta estación.

Base de la estación.

Zona intermedia.

Base de la estación.

Parte intermedia.

Parte intermedia.

Telecabina Nagashaka.

Estando la parte más baja de la estación a 535 metros sobre el nivel del mar y el pico más alto a 1.650 metros, podemos obtener un nada despreciable desnivel esquiable de 1.085 metros, aunque para recorrerlo es necesario pasar por algunos tramos de pistas verdes un tanto aburridos, combinarlo con algún que otro remonte o como una tercera opción realizar parte del trazado en fuera pistas. El recorrido más largo llega a tener 10 km., resultado de la combinación de varias pistas.

Parte de uno de los tramos sencillos del recorrido de 10 km.

Y algo que me gustó mucho. Está permitido el esquí fuera pista en varias áreas de la estación.

Permitido el fuera pista.

Y bien que lo pagaba algunas veces, como en esta ocasión donde se me saltó un esquí al quedarse clavado en una depresión del terreno que estaba cubierto por la nieve cuya consecuencia fue la de aterrizar dos o tres metros más adelante.

Para volver a recuperar el esquí tenía que volver a la zona en donde se me había soltado, pero me hundía tanto que me resultaba casi imposible llegar, tardé como 10 minutos en recuperar el esquí y eso que estaba bien claro donde se había soltado.

Recuperando el esquí después de una caída.

En total, en esta estación de esquí se disponen de 50 km. esquiables distribuidos en una gran superficie de 297 hectáreas que dan mucho juego tanto para el esquí de pista como el esquí fuera pista. Y esto lo sabían los cientos de turistas extranjeros que, de nuevo, volvimos a encontrar en esta estación, en su mayoría americanos y australianos.

Plano de la estación

Plano de la estación

Es una estación es muy completa, porque además de las áreas freeride disponibles, también existen una serie de pistas bien balizadas y pisadas, con unos buenos trazados y unas vistas espectaculares, cuenta, además, con una muy buena y muy amplia área de esquí para iniciación, también lo que yo deduzco que puede ser un buen snow-park, no puedo asegurarlo porque no soy usuario de este tipo de instalaciones y por último mencionar que también se pueden encontrar pistas con una inclinación importante llegando a ser de hasta 39º, lo que permite el esquí más salvaje en pistas balizadas.

Preparando el Half Pipe.

Buenos trazados, como el del Sky Line, que sale desde el observatorio que está situado en la cota de 1.450 metros y que llega hasta la parte más baja de la estación a 570 metros, permitiendo hacer un trazado continuo con un desnivel nada despreciable de 880 metros.

Trazado esquemático de la Sky Line con pistas negras a los laterales que llegan a tener 30º de desnivel.

Una estación con todas las áreas bien comunicadas, para que personas de distinto nivel, en un momento dado puedan separarse y luego reunirse de nuevo para continuar con la jornada de esquí y así poder cada uno disfrutar según su nivel de esquí, como se puede ver en el plano esquemático de esta pista, de forma que si alguien quiere hacer un esquí de pista negra basta con salirse por alguno de los laterales marcados y terminar luego en la base donde termina también la pista principal.

Entrada a la pista Sky Line.

Pista Skyline de 880 metros de desnivel.

Mercedes disfrutando de la Sky Line.

En cuanto a las opciones de forfaits.

Precios de los forfaits

Son un poco más austeras que las que nos encontramos en los otros centros de esquí, con posibilidad de adquirir tickets para medio día, para uno o para un día y medio o también posibilidad de pagar únicamente un forfait nocturno.

El esquí de medio día es válido desde la apertura de la estación a las 8.30 h. hasta las 13.00 h. o desde las 12.00 h. hasta la hora de cierre. Y el forfait de día y medio es válido desde las 12.00 h. hasta la hora de cierre y el día completo del día siguiente o bien es válido para el día completo y hasta las 13.00 h. del día siguiente.

Como siempre, el horario es continuo, es decir, no se cierra según cae la noche pudiendo continuar el esquí aunque caiga el sol, pero el esquí nocturno no merece mucho la pena porque el área iluminada es pequeña y de pistas más bien sencillas, todas verdes, por lo que ni lo intentamos a pesar de la posibilidad de realizar el esquí de jornada continua sin coste adicional.

En cuanto a los remontes, aquí son más modernos, pero sin grandes excesos, siguiendo la misma línea del resto de estaciones niponas.

Muchas sillas de pinza fija y sin protección.

Los telecabinas tampoco son de última generación

Aunque en un alarde de modernidad, algunas de las sillas sí disponían de capota protectora, aunque no tenían reposapiés. Y es que en Japón lo que importa es el esquí, no la comodidad.

Algunas sillas sí disponen de capota, aunque no de reposapies.

Algunas sillas sí disponen de capota, aunque no de reposapiés.

Y cuando esquiamos el primer día nos encontramos, como era de esperar, una estación en la que constantemente estaba nevando y nos nevó a base de bien. Esto nos permitía disfrutar de los fuera pistas controlados de la estación, en el que de vez en cuando se nos advertía de los peligros a los que estaríamos sometidos si lo practicábamos.

Advertencia por si se sale de pista. Cuidado con los árboles.

En el área más alta de la estación, el área de Yamabiko, se podía realizar el esquí fuera pista en todos aquellos tramos que discurrían entre las pistas, un amplio espacio arbolado en el que estaba permitido.

Antenas colocadas en la cima del Monte Kenashi, a 1.650 metros, que es la parte más alta de la estación.

Pistas del área de Yamabiko.

El primer día no paró de nevar, que aunque sea incómodo nos permite tener una nieve de muy buena calidad, cosa que disfrutamos de lo lindo, pero al día siguiente, oh al día siguiente, ocurrió lo inesperado.

Esperando lo inesperado.

Nozawa Onsen tiene fama de ser una de las zonas donde caen las nevadas más fuertes de toda la prefectura de Nagano, por lo que no esperábamos que, por fin, y como único día en todo nuestro tour de esquí, saliera el sol ¡Menudo regalo de fin de fiesta!

Nos volvimos locos. Conocimos otra estación. Es increíble lo que cambia la percepción de una estación cuando uno se encuentra con un tiempo desapacible o cuando las condiciones son más bien agradables.

Mary Joe como una niña pequeña.

Y Mercedes más feliz que una perdiz.

Mercedes disfrutando de la calidad de la nieve.

Por supuesto, nos volvimos locos nosotros y todos los que nos rodeaban. Y nos fuimos a catar esas nieves sin tratar del área de Yamabiko.

Nos dirigimos directamente al área de Yamabiko. Vistas desde el telecabina Hikage

Observatorio y antenas a medio camino hacia el área de Yamabiko. Todo el área es esquiable, incluso por medio de la zona arbolada.

Remonte que da acceso al área de Yamabiko.

Tramo de nieve sin tratar en Yamabiko

En la imagen anterior os pongo una muestra de la nieve sin tratar en un lateral de pista del área de Yamabiko en el que también es posible meterse por el bosque, pero ¡No te pares que te hundes aunque lleves los esquís puestos! Aquí los espesores pueden llegar a ser de hasta 5 metros así que hay que tener cuidado con estas zonas.

Área esquiable de Yamabiko.

Deseando catar toda esa nieve.

Y en la siguiente foto os muestro el telesilla que nos remonta a la parte alta de Yamabiko y en el que se puede apreciar mejor todo el área de fuera pista a la izquierda, por debajo y a la derecha del propio remonte y una pista lateral para el que no quiera catar esas nieves profundas.

Área de Yamabiko. Permitido el fuera pista.

Zona de pistas de Yamabiko.

Y según dice la publicidad de la estación, en los días claros como el que tuvimos, es posible contemplar toda la cadena montañosa que conforman los Alpes japoneses del norte y en días sin manchas en el horizonte también es posible contemplar el mar.

Aunque el día estaba claro, no lo estaba lo suficiente como para poder divisar el mar. Aún así, las panorámicas son increíbles, parecen sacadas de un relato de ciencia ficción.

Entrada a los fuera pistas del área de Yamabiko.

Accediendo al área de Yamabiko.

Según dicen, ahí al fondo está el mar del Japón.

Pero no logramos divisar el mar.

Espectaculares las vistas que disponíamos en este área.

En primer plano podemos ver como es posible combinar pistas y fuera pistas y al fondo se aprecia perfectamente la cadena montañosa de los Alpes japoneses.

Otra panorámica que nos permite contemplar el terreno montañoso de esta región.

Pero continuamos por toda la estación, esto no iba a quedarse así. Y a la vuelta pudimos contemplar espectaculares panorámicas y bellas estampas.

Pista de regreso al área del observatorio.

Imágenes de postal.

Imágenes de postal.

La estación está muy bien porque además de poder practicar fuera pista, también se puede combinar con las pistas de modo que nadie se pierde de vista, lo que es muy útil por si a alguien le ocurre un indeseado accidente.

Mercedes en primer plano en una pista y al fondo los fuera pistas disponibles.

Regresando del área de Yamabiko, se puede enlazar con un remonte que nos deja a la salida de la pista Sky Line, que en un día soleado cambia espectacularmente de aspecto.

Tramo de la pista Sky Line.

Desde esta pista se pueden también disfrutar de espectaculares vistas al valle.

Espectaculares vistas desde este Sky Line.

El paisaje bien acompañado.

Espectaculares vistas las que se pueden disfrutar desde la Sky Line.

Panorámica desde la Sky Line.

Un tramo que me recuerda mucho al de Boí Taüll en su recorrido que no en su paisaje, por eso de discurrir en la misma cresta de la montaña.

Al fondo, el trazado de la Sky Line en la cresta de la montaña.

En la fotografía anterior se puede apreciar al fondo el trazado de la Sky Line y como de esa pista parten otras pistas, pistas negras a las que uno puede acceder, teniendo prácticamente un par de laderas casi completas para poder ser esquiadas.

Entre estas laderas se encuentra la pista Grand Prix, muy recomendada para los que gusten de esquiar sobre pistas de bañeras.

Y al final del trazado de la Sky Line, se tiene la opción de volver a la parte central en un camino muy tendido o de disfrutar de una de las mejores pistas de la estación en cuanto a su calidad de nieve e inclinación, al menos bajo mi punto de vista; la pista número 34 o Mukoubayashi.

Entrada a la pista de Mukoubayashi

Una amplia ladera de apenas 200 metros de longitud pero con un increíble desnivel y una nieve en gran cantidad y de muy buena calidad que permitía el disfrute del esquí al igual que si se estuviera en un fuera pista.

Debido a que la pista estaba muy trillada porque por ahí pasaron previamente numerosos y avezados esquiadores, nos encontrábamos tramos con muchas huellas combinados con montoneras sin huellas de forma que la sensación era como tirarse a la piscina desde alguna de las huellas hasta la zona sin pisar, salpicando mucha nieve a la hora de aterrizar en esas montoneras y cubriéndonos en algunas ocasiones hasta más allá de la cintura y pasando la nieve que saltaba por encima de nuestras cabezas.

Lo bueno es que estas montoneras frenaban la caída por lo que se podían hacer muchos giros continuos de cara a la pendiente sin preocuparte por tener que frenar a cada cambio de peso.

Una pista que repetimos varias veces en el día y a la que da acceso un pequeño y anticuado telesilla en uno de los extremos de la estación.

Pista Hachiman, paralela a Mukoubayashi, pero no tan buena como la anterior. Al fondo puede observarse la base del telesilla que da acceso a estas dos pistas.

Pero si buenas son las pistas de esquí dedicado a los esquiadores expertos, tampoco se quedan atrás las pistas para principiantes.

Y como contrapartida y con cuatro bastas áreas dedicadas a los que se inician en este deporte, la estación permite un rápido aprendizaje a los que están empezando porque gracias a la longitud de las mismas pistas, se puede estar practicando los ejercicios que imparten los profesores a sus alumnos de manera continuada sin tener que interrumpirlos cada poco para remontar la pista de nuevo.

Interminable la pista de Uenotaria.

Panorámica de la pista de Uenotaria.

Las pistas verdes se pueden decir que dan la sensación de ser interminables y más cuando no se ve el horizonte al fondo, lo que por otro lado, impone respeto a los menos avezados.

En algunos momentos no se veía el fin de esta pista.

Se puede hacer un recorrido por diversas pistas verdes desde la base del telesilla que da acceso al observatorio situado a 1.400 metros hasta la cota mínima de la estación, lo que permite un desnivel esquiable de 830 metros ¡Y por pistas verdes! Desde luego el aprendizaje está garantizado.

Parte de esta pista verde discurre por una carretera en la que se supongo se podrá circular por ella en verano a juzgar por la extraña señalización que nos encontramos.

Y esto lo hace perfecto para familias que quieran iniciar a sus hijos en este fascinante deporte. El aprendizaje en estas condiciones es óptimo porque apenas hay que esperar colas y tampoco se somente a un gran estrés al principiante que no se ve obligado a tomar numerosos remontes sin tener aún resuelta la capacidad de mantenerse en equilibrio sobre el material de esquí.

Pero también perfecto si hay distintos niveles de esquí, ya sea dentro de la propia familia como para grupos de amigos, porque esas pistas verdes están interconectadas con otras pistas de mayor dificultad, desde rojas a negras, permitiendo el reencuentro en los cruces de las mismas pistas.

Mercedes en primer plano y al fondo las pistas rojas y negras que se pueden combinar con las pistas verdes.

Y una de esas combinaciones se puede hacer a través de la pista más complicada y también una de las más divertidas de la estación. La pista Challenge Kabe.

Disimulada entrada a la Challenge Kabe.

El acceso a esta pista de 39º de inclinación está tan bien mimetizada con el entorno que apenas se distingue la entrada y no es fácil adivinar que por ahí pasa una pista si no fuera por los carteles que se encuentran a la entrada.

De hecho, nosotros nos dimos cuenta porque nos llamó la atención los nidos de pájaro que estaban distribuidos a lo largo de las ramas de un árbol en uno de los lados de la pista.

Gracias a este árbol y a sus nidos descubrimos la mejor pista de la estación bajo mi punto de vista.

La pista no es fácil, porque además de su pronunciada pendiente de 39º de inclinación, al inicio es muy estrecha y además la calidad de la nieve no es la que abunda en este país. Estaba dura en la salida de algunas bañeras, lo que me recordaba a nuestro esquí patrio.

Entrada a la pista.

Pero estas condiciones que dificultaban tanto el esquí terminaban 50 metros más abajo donde de nuevo tuvimos la sensación de tirarnos a la piscina en la salida de cada giro que realizábamos.

Lo peor ya ha pasado.

Mary Joe sufriendo un poquito.

Y al finalizar esta pista, nos encontrábamos con Mercedes y con otro tramo de una pista roja que con menor inclinación ofrecía las mismas condiciones que la anterior.

Disfrutando del tramo rojo de la Challenge.

Pista en el que al acabar nos esperaba pacientemente Mercedes deseando, una vez más, que no nos haya ocurrido nada grave. Mujer de poca fe.

Mercedes esperando pacientemente.

Y al final de estas pistas se puede acceder a las dos pistas de competición, las más expuestas al sol y por ende las que peor nieve tenían. Fueron las únicas pistas en todo Japón donde nos encontramos una nieve primavera de la que disfrutarían los más acérrimos de Sierra Nevada.

Vistas desde la parte alta de la pista Kandahar.

Nos quedamos con ganas de hacerle una visita a los monos de la nieve y de visitar la estación de Shiga-Kogen, pero disfrutamos de tres grandes días de esquí en esta estación que puedo asegurar, permanecerán en mi memoria durante mucho tiempo.

Monos bañándose en las aguas termales de Jigokudani. Fuente: Wikipedia.

Como resumen diré que me pareció una estación muy completa debido a que cubre casi todo el espectro esquiador, desde los más nóveles que se inician en este deporte hasta los de nivel, desde los que gustan de las pistas hasta los que no pueden aguantarse ni un minuto si ven esas capas de nieve virgen esperándoles.

Y aquí termina nuestro tour de esquí. Sayonara Japón.

Pero un momento, si aún queda algo por mostrar que es único. Pero eso será en el próximo capítulo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Japón enigmático, Japón fascinante., Japón es nieve.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s