Brighton

Como ya dije, Solitude está conectada a Brighton por remontes y además el pase del Super Pass permite combinarlas el mismo día.

El acceso desde Solitude se hace por uno de los extremos de la estación que tiene una serie de intinerarios marcados como azules y que discurre entre bosques de flora autóctona, dando la sensación en algunos momentos de estar perdidos en la inmensidad de la bella vegetación local.

Brighton tiene una configuración parecida a la de su estación hermana, ya que también podría decirse que hay tres zonas o valles.

Según el plano, el valle de la derecha es el que se combina con Solitude y está un poco más aislado de los otros dos valles.

^^ Vistas a Solitude desde Brighton

Esta es la zona que hicimos el día que combinamos ambas estaciones. Su parte alta tiene una divertida zona de “tírate por donde quieras” (concepto de Bowl) que Vicente y yo disfrutamos como auténticos niños.

^^ Subi metiéndose en un buen lío

También dispone de unos bellos intinerarios azules de no mucha dificultad que se pueden disfrutar relajadamente saboreando el cautivador paisaje de las Rocosas. Bellos recorridos que se podían combinar con zonas de algo más de dificultad.

En este aspecto hay que tener cuidado de donde se mete uno, ya que aunque está permitido esquiar donde uno quiera, las condiciones de las laderas sí están controladas y se advierte claramente que no se debe uno meter en ninguna zona que no esté considerada como segura, siendo las penas por su incumplimiento bastante duras. Es decir, sólo si las puertas están abiertas se puede hacer el cabra, sino mejor recluirse en pistas, que tampoco es mal plan.

^^ Meterse en un área cerrada puede salir muy caro

El segundo día de esquí lo íbamos a dedicar a ir a Snowbird. Como ya comenté en la introducción, los accesos a pistas los hacíamos mediante transporte público, es decir, en un ski-bus que pone la UTA (Utah Transit Authority) para acceder a pistas y que está incluido en el pase. Para poder llegar necesitábamos combinar dos líneas, la 972 que circula cada 15 ó 20 minutos y muere en Brighton y a mitad de camino, en alguna de las paradas comunes, nos bajaríamos para subir a algún autobús de la línea 953 que finaliza en Alta, pasando previamente por Snowbird.

El horario de este último autobús es muy limitado y no nos dimos cuenta que habíamos perdido el último por unos pocos minutos. Esperando un buen rato caímos en la cuenta que ese día no íbamos a llegar a Snowbird, por lo que al final decidimos ir a Brighton y como ya era muy tarde, y el Super Pass lo permite, decidimos que éste fuera el día que dedicáramos también a practicar el esquí nocturno.

^^ Cae la noche

Por tanto, ese martes, a pesar de llegar tarde a pistas, fue el día que más horas estuvimos esquiando y hubo algunos momentos en los que nuestras piernas nos pedían una tregua, descansando en uno de los restaurantes de la base, restaurante, por cierto, con zona de Pic-Nic y de mayor calidad que los de Solitude.

Y desde el cual se accedía a uno de los sectores iluminados de la estación.

El área de esquí nocturno de esta estación es bastante grande y no se limita a iluminar únicamente un par de pistas largas y de escasa dificultad, sino que más bien cubría buena parte de la estación, toda la cresta central estaba iluminada desde la cima hasta la parte más baja y se podía esquiar en pistas de diferentes niveles, desde las amables verdes hasta las agresivas de dos diamantes.

Para Subi y no estoy muy seguro de si también para Vicente, era la primera vez que esquiaban bajo la luz de los focos y no sabían muy bien como iba a resultar su experiencia, aunque estaban empeñados a enfrentarse a este reto a toda costa y, por supuesto, disfrutar de la experiencia, como así ocurrió.

^^ Primera experiencia en el esquí nocturno

Temían por el frío, ya que pensaban que esquiar de noche era una experiencia gélida sólo apto para los yetis más avezados y para su alegría comprobaron que no era así.

También temían por la visibilidad. En este caso algo de razón llevaban pues en mi opinión creo que la iluminación de las pistas adolecían de algunas deficiencias y en algunos puntos de los trazados no se veía con total claridad, aunque la buena calidad de la nieve más el excelente tratamiento de las pistas no nos hacía temer por encontrarnos trampas ocultas tras las sombras de los focos, de forma que esquiábamos afinando el instinto confiando en no encontrar ningún obstáculo que nos hiciera caer.

^^ Algunos tramos estaban escasamente iluminados

Otro de los temores que superaron fue el como estaría el estado de la nieve, pero de noche es cuando mejor está, pues los copos no son atacados por los insistentes rayos solares que nos acompañaron durante casi toda nuestra aventura y no transformaba en hielo en ningún momento. La calidad de la nieve era óptima.

El resultado fue una agradable tarde-noche del que ambos acabaron con una gran sonrisa en sus rostros, la misma que portábamos Mercedes y yo, pues pudimos disfrutar de bajadas rozando la épica del asombro.

^^ Mucha gente disfrutando del esquí nocturno

El esquí nocturno es posible disfrutarlo porque también se dispone de un autobús que parte de la estación a las 20.30 h. para Salt Lake City todos los días a excepción de los domingos, lo que da margen de sobra para practicar el esquí a la luz de las estrellas.

La estación tiene una buena zona de taquillas, con suelo enmoquetado y armarios de selección electrónica. A diferencia de Solitude, éstas son más caras, pues guardar tus enseres para disfrutar del día de esquí obligaba al pago de 5$. Eso sí, se podían abrir y cerrar las veces que se quisiera pues el pago reservaba la taquilla por 24 horas.

En cuanto a remontes, al igual que su estación hermana, no son precisamente los más modernos del mundo. Muchos de ellos de pinza fija y otros ya más evolucionados que permitían una subida más relajada sin temor a ser atacados por un golpe traicionero en nuestros gemelos.

Para mí esto no es un inconveniente, ya que permite disfrutar mayor tiempo del paisaje, aunque se reduzca el tiempo de esquí, pero es algo que nuestro slow skí casi nos exigía.

Verte rodeado de esta imponente naturaleza, en pleno parque natural nos hace disfrutar de más cosas que sólo el esquí y si se era algo observador se podían contemplar ardillas que no paraban de cruzar las pistas y también algunas clases de aves que utilizaban la estación como su cuartel general.

Algunas de las zonas, como la Snake Creek nos obligaban a parar la marcha, pues esas vistas no pueden dejar de contemplarse y, por supuesto, es obligado retratarlas para que todo el mundo que haya sido capaz de leer esta interminable historia pueda disfrutar de estas imágenes para no ser saturados con tantas descripciones.

^^ Bellos paisajes que se pueden disfrutar en lo alto de la estación

^^ Bellos paisajes que se pueden disfrutar desde lo alto de la estación

^^ Bellos paisajes que se pueden disfrutar desde lo alto de la estación

^^ Bellos paisajes que se pueden disfrutar desde lo alto de la estación

En los límites de la estación, además de contemplar estas preciosas vistas, existen una serie de puertas que dan acceso al “backcountry skí area”.

^^ Área de Back Country

Unas zonas no controladas por la estación en la que se puede practicar esquí de montaña y del que no existe ningún tipo de control por parte de los ski-patrol, por lo que éstas si son zonas en las que hay que extremar las precauciones y dónde se hace casi obligado el uso de dispositivos especiales de freeride como el ARVA o las muy recomendables mochilas ABS.

^^ Área de Back Country

Además, son zonas por las que difícilmente se puede volver a la estación por lo que es casi necesario estar en muy buena forma física para poder volver a una zona controlada por tus propios medios o disponer de alguna persona que realice la recogida al final de la incursión.

^^ Área de Back Country

En alguna de las zonas de backcountry es posible retornar a la estación sin mucha dificultad, ya sea mediante esquí de montaña o por algún medio de transporte, pues se podía llegar a la carretera fácilmente, pero la bella Snake Creek llevaba a un valle inhóspito del que supongo lo más recomendable es visitarlo con algún guía local que sepa lo que hace.

^^ Área de Back Country

La zona más alta de la estación es la situada en el pico Clayton, en el extremo de la estación que en el plano aparece en la parte izquierda y que se encuentra a unos 10.750 pies de altura, o lo que es lo mismo, a unos 3270 metros y es posible bajar sin paradas hasta la misma base de la estación que se encuentra a unos 8.755 pies, es decir, a 2.660 metros, lo que nos da un desnivel de poco más de 600 metros.

Además, esta zona, llamada Great Western, dispone de una serie de pistas negras de uno y dos diamantes, que aunque cortas, son muy divertidas y todas ellas terminan en una sencilla pista azul que nos devuelve de nuevo al remonte, el Great Western Express, por el que solíamos reiniciar el intinerario ávidos por devorar nuevos trayectos de esa área, operación que en nuestro caso repetimos en muchas ocasiones.

^^ Subi posando en una de las pistas del Great Western

Una divertida zona a la que sin embargo la nieve no acompañaba, pues el sol la castigaba de pleno y la estropeaba convirtiéndola en una pesada nieve primavera y cuya consecuencia es el derrumbe del mito de la nieve americana, pues nadie que yo conozca habla nunca mal del famoso champagne powder  y pocos te cuentan que no encontraron esta maravilla y que el champagne se convirtió en un vino desventado y algo avinagrado. Aún así, las pistas se dejan disfrutar pues para nosotros no es ninguna tragedia y sólo el hecho de estar aquí es motivo suficiente para sentirnos afortunados pues este formato de pistas no es fácil encontrarlo en las estaciones europeas.

Otra de las sorprendentes características de la estación, es que dispone de unas inmensas zonas de principiantes, que parten tanto desde lo más alto de la Snake Creek, como de la Milly Express y que permiten recorrer una interminable bajada con un desnivel de más de 500 metros. Esto facilita enormemente el aprendizaje pues se está mucho tiempo bajando sin tener que remontar cada poco y esta continuidad permite realizar el perfeccionamiento más rápidamente.

Como podréis deducir, la estación está pensada para todos los públicos, pues permite el esquí de iniciación en esas interminables pistas verdes y abarca un rango que llega hasta el más extremo de los backcountry en el que desplegar las mejores dotes del skimo poniendo a prueba la destreza de los más aventureros.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Utah. Una historia americana.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s