El viaje

Se va acercando el día y el chat creado al efecto está que echa humo. Cada vez más emocionados, cada vez más ilusionados. No paramos de consultar las previsiones meteorológicas. Paquetón. Otro paquetón. En un día cae medio metro de nieve (medido en pulgadas pues estos yankies son muy suyos). Un acumulado ya de 3 metros en lo que va de año. Vemos las fotos de algunos foreros que visitan la zona un par de semanas antes que nosotros contemplamos con ojos de búho como están enterrados en nieve. Como aperitivo vemos a otros foreros más al norte en Canadá esquiando como auténticos demonios entre árboles a velocidades de vértigo.

Organizamos las maletas. Nosotros llevamos un trolley para un par de esquís, en el que podemos meter también algo de ropa para aligerar la maleta, algunos útiles de esquís, y un par de botas de calle. En la maleta el resto de ropa y en el equipaje de mano las botas de esquí, los pantalones de esquí, los complementos para el esquí como las gafas y guantes y algo de muda y todo en previsión ante la posibilidad de que se puedan perder las maletas para que al menos no nos impida esquiar.

A la hora de facturar en el aeropuerto, aunque a Subi le hicieron malabarismos con el billete, a ninguno nos pusieron ninguna pega ni con los esquís, ni con el equipaje de mano. En ese aspecto, muy buena experiencia.

Finalizada la facturación y tras aguantar los lamentos de Subi porque no podía venir Maitetxu con él, nos vamos cada uno a nuestro avión, pues no pudimos sacar los billetes para el mismo vuelo a la ida debido a que Mercedes y yo nos acoplamos tarde al viaje y el vuelo de Subi ya estaba lleno el día que decidimos comprar los billetes. No obstante, partíamos con una diferencia de 40 minutos.

La escala en París sin ningún problema y a la hora de embarcar al avión que nos dejaría en nuestro destino empiezan las primeras anécdotas, pues en un inglés muy americano, tanto que no entendíamos ni una palabra, empezó un interrogatorio para averiguar el motivo de nuestro viaje, al final entre risas, tanto por nuestra parte como por la persona que realizaba el control, logramos acceder. Control de maletas de mano en el mismo embarque, algo que nunca había visto, debe ser que no se fían de los controles franceses. Muchas medidas de seguridad.

Aeropuerto de París
^^ Aeropuerto de París

El vuelo, que está operado por Delta, tranquilo y sin incidencias y, por fin, después de muchas horas entre vuelos y transbordos, llegamos al destino deseado.

Bienvenidos a Salt Lake City

^^ Bienvenidos a Salt Lake City

Destino, en el que al pasar el control de aduanas, me retienen para hacerme un interrogatorio. No me dejan pasar. Recojo maletas y espero. Se queda Mercedes conmigo para ver el resultado. Al final todo quedó en una anécdota y sin realizar ninguna pregunta, me devuelven el pasaporte y con una sonrisa me desean felices vacaciones.

Un susto que se nos olvida en cuanto uno de los policías nos pide entre risas que la próxima vez que volvamos le traigamos paella, y todo esto en perfecto español.

Una de las cosas curiosas que noté de los norteamericanos, al menos los de esta parte de Utah, es que si te oyen hablar en español, y si tienen algún conocimiento de nuestro idioma, enseguida tratan de hablarte tratando de complacerte, aunque les cueste horrores nuestra pronunciación. Todo el mundo con el que hablé que nos preguntaba de dónde éramos sabía donde estaba España y también sabían que Madrid era la capital. Este es uno de los primeros estereotipos que desparecen cuando llegas. Pensamos que los norteamericanos no saben dónde está nuestro país, una creencia muy extendida que se cura viajando.

Esperamos pues a que llegue Subi, pues el tenía dos conexiones, una en Ámsterdan y otra en Seattle, por lo que su viaje era más largo que el nuestro. En cuanto le vemos nos explica su aventura, pues ha ido estresado en todas las conexiones y en ambas ocasiones pensaba que perdía el vuelo.

Por último, esperamos al cuarto componente de este viaje, Vicente, que sólo tenía que venir desde Seattle y llegaba a eso de las 18.00 h.

En definitiva, cada uno vinimos por nuestra cuenta y nos reunimos en el aeropuerto. Sólo quedaba la cuestión de llegar al hotel, pues la idea inicial era coger el TRAX, en el que tendríamos que hacer un transbordo y llegar hasta la estación de Fort Union y de ahí en autobús hasta el hotel.

Decidimos que esto era una locura, después de tantas horas de viaje y contratamos un Shuttle en el mismo aeropuerto que nos llevara al hotel. Una opción relativamente barata y, sobre todo, cómoda. Por fin llegamos a nuestro destino y después de registrarnos, ir a un restaurante de comida rápida, para empezar a integrarnos, nos vamos rápidamente a la cama, pues estamos agotados y ya pensaremos con claridad al día siguiente.

Al ir a deshacer las maletas, subi nos cuenta al día siguiente que se encontró un papelito como éste.

^^ Notificación de la aduana

Este papel es introducido por los propios agentes de aduanas y con él te están informando que si encuentras las cosas desordenadas puede ser debido a que la maleta la han abierto para realizar una inspección visual del equipaje.

Parece ser que es muy normal que se hagan este tipo de inspecciones e incluso algunas maletas modernas incluyen en sus cerraduras una ranura para que puedan ser abiertas con una llave especial y evitar así tener que forzar la apertura. Atención a esto porque si tu maleta está bien cerrada y no dispone de esta cerradura es posible que te destrocen la maleta intentándola abrir, porque abrirla la abren, por tanto, es importante que si viajáis a Estados Unidos facilitéis en la medida de lo posible las inspecciones.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Utah. Una historia americana.. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El viaje

  1. farmalameda dijo:

    Muy entretenida lectura, sigo con la siguiente.
    Por cierto yo también encontré esa tarjeta en una maleta cuando volvimos de NYC en enero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s